España

Hablemos de Benzema.

En la temporada 2009/2010 el Madrid anunciaba el fichaje de Benzema, en aquel momento llegaba con Kaka y Cristiano y era el joven prometedor para redondear un equipo que tenía que acabar con la primacía del Barça.

Siempre ha jugado a buen nivel, sin embargo en sus primeros años el madridismo y yo me incluyo no estaba ni mucho enamorado de Karim, jugador al que se le achacaba la falta de definición, y cierta desidia, le costaba enganchar con la grada, siempre a la sombra de Cristiano.

Y es que para valorar a Karim hay que saber valorar todas las cosas que hace, y hace casi de todo y en casi todas las partes del frente de ataque.

Es un enganche un 10 como pocos en el mundo, bajando a recibir de espaldas es sin duda el mejor jugador del mundo, aguanta el balón o descarga de primeras siempre eligiendo lo que la jugada demanda.

Y además con los años ha aprendido a definir, y cada marca más goles, cada vez es más definitivo, así que también es un 9.

Desde que se fue Cristiano es sin duda el líder del Madrid, un Madrid que transita en una renovación en la que el perfecto enlace entre jóvenes y veteranos es Karim.

Y es que es un líder tranquilo, que no hace aspavientos, es el capitán en el campo y no en la rueda de prensa, si lo comparamos con Ramos anterior capitán veremos la abismal diferencia.

Nadie conoce a su representante, renueva en silencio y cada vez que habla declara el amor por el club, que por otro lado ha demostrado desde que llegó aquí, en el campo y fuera de él.

Ahora si, el Bernabéu y el madridismo están enamorados plenamente de Benzema y lo consideran no ya uno de los suyos, sino una de nuestras leyendas.

Porque Karim con su fútbol delicioso y su trayectoria ha sabido ganarse aquello a lo que otros han renunciado.

El ha entendido el Madrid y el Madrid ha entendido su fútbol, simplemente estamos ante un jugador de época, diferente, con un talento diferencial, que siempre pone al servicio del juego y de su equipo.

Karim Benzema es una delicia, disfrutemos cada segundo de él.

Un jugador, un escudo.

Estándar