Correr

Rafael Nadal

Hoy Rafael Nadal juega su décima final de Roland Garros, más allá del resultado, estamos sin duda ante el mejor deportista español de todos los tiempos. Por lo menos para mi, no sólo por sus éxitos sino por los valores que transmite.

Porque no ha llegado a donde ha llegado porque el talento se le caiga de los bolsillos, ha llegado porque tiene talento, y porque le han enseñado una ética de trabajo sencillamente impresionante. Su cabeza, su mentalidad, juega un papel vital también.

Dicen que a sus 31 años y habiéndolo ganado todo cada vez que acaba de entrenar, limpia la pista y pasa el aparato ese que hay en la tierra batida, y lo hace porque su tío y ENTRENADOR le enseño desde que tiene 7 años, que la pista se deja como se encuentra. 

Es solo un ejemplo, pero muy importante de la capacidad que tiene un entrenador de fijar hábitos, que lleven al deportista a tener una ética de trabajo, que le sirva durante toda su vida. Llevado al fútbol sería algo así, como dime cómo está la balonera y te diré cómo estás trabajando.

Además cada vez que habla ante la prensa es un curso avanzado de coaching, siempre sincero, si juega bien juega bien, si lo hace mal ni una sola excusa, jamás. Habla de ilusión, trabajo, humildad, y traza una sencilla ecuación entre hacer las cosas bien y ganar, y hacer las cosas mal y perder. Ecuación que cada vez utiliza menos gente.

Es respetuoso en la victoria y en la derrota, y no sólo con el rival, es respetuoso consigo mismo, pues siempre lo da todo, nunca se deja ir, cada punto es un punto, si quieres me lo ganas, yo no te lo doy. Asume la derrota con naturalidad, pero lucha contra ella, alejándose de la moda que peligrosamente se empieza a extender de que da igual ganar que perder, que lo importante es participar, nunca le he visto sonreír o hacerse un selfie cuando pierde.

Se toma la derrota como el primer paso de la siguiente victoria.

Por eso para mí es una de las pocas personas del mundo que deberían servir de ejemplo. La pregunta como entrenador y como persona que me hago muchas veces es tanto en la victoria como en la derrota es cómo actuaría Rafa.

Hoy ganara o perderá, pero lo dará todo, respetará el juego, respetará a su rival, pero como siempre y sobre todo se respetara a sí mismo, porque con siete años le enseñaron que tenía que dejar la pista como se la encontraba.

Gracias Rafa.

Anuncios
Estándar
Correr

A Santiago contra el cancer

Hace pocos días se presentó una nueva edición de A Santiago contra el Cancer, yo participé en la primera y en la segunda edición, y es sin duda uno de mis grandes recuerdos en esto de correr. 

En la primera edición llevados por la iniciativa de un grande como es Buitron, éramos muy poquitos. El caso es que fue toda una aventura, porque al ser la primera que se hacía, no estaba claro el tema de los recorridos e íbamos experimentando.

Eso sí al ser poquitos la logística era más fácil, íbamos en nuestros coches, y nos dábamos los relevos con tranquilidad, Talo, José Manuel, Rasta, Buitron, Esquivel, Juan Carlos ( olas y nieve), Angelito , y la colaboración de David Sierra ( chorco) que iba y venía. Y como no Agustin de AECC que vino de soporte y nos ayudó un montón.

En la primera etapa llegamos a Ponferrada, después de un día de ir improvisando un poquito, hasta decidimos comprar una concha de peregrino para llevar a modo de testigo y darnos los relevos, debe estar por ahí. Lo mejor las charlas con los compañeros en las esperas y traslados, gran ambiente, para mi toda una experiencia.

En Ponferrada me esperaba la que hoy es mi mujer, que de aquella estábamos empezando y me invitó a un café, creo que el último de nuestra relación, en Ponferrada digo. Sigo esperando que me invite a otro.

La segunda etapa la recuerdo con cariño porque me toco un tramo terrible, en la zona de triacastela, unos veinte kilómetros, eso con unos paisajes impresionantes, no sabía cuanto llevaba ni cuanto me quedaba, simplemente corría, y aunque se me hizo durísimo disfrute como un loco. Cuando vi a Angelito y le pude dar la concha me llevé una alegría tremenda. Este día acabamos en Portomarin.

La tercera etapa fue la llegada a Santiago, el último tramo lo hicimos todos juntos, desde el monte del gozo, llovía, y cuando entramos en la ciudad nadie por increible que parezca nos guiaba hasta la catedral, casi nos perdemos, pero no, al final llegamos y pudimos rendir homenaje al santo y a nosotros mismos por el esfuerzo.

Fue una experiencia muy bonita, llena de diversión, de esfuerzo, de compañerismo, de paciencia y de solidaridad. Un año después el cancer se presentó en mi casa, todo salió bien, pero te das cuenta de la importancia de ayudar.

Así que ahora que no puedo participar en esta edición, animo a todo el mundo a que colabore, porque esta iniciativa para ayudar a la AECC, es simplemente maravillosa, con gente sana que se esfuerza por ayudar y transmitir una idea de esfuerzo, compañerismo y lucha.

Esta vez no participó, pero estoy con ellos, gracias don César por estas iniciativas .

Estándar
Correr

Tonterias que hacemos al correr

Una de las cosas más difíciles vertidas de correr, son esos momentos en los que entrenando o compitiendo ves como tú o tu compañeros de carrera, realizan una serie de actos que tienen difícil explicación fuera de este mundillo.

En el mundo de los correderos podríamos hablar con perdón de la multitud de gilipolleces que hacemos y decimos, mientras realizamos nuestra actividad favorita. 

Hay van unas cuantas seguro que a ti se te ocurren algunas más.

El ya famoso, estoy fatal no he entrenado nada, llegó muy justito, para después hacer MMP, esprintar como un loco, y realizar la mejor carrera de su vida. Que necesidad hay de no decir la verdad?

El calentamiento, aquí existen tantas variedades como corredores, pero yo me que quedó con algunos ejércicios que atentan contra la estética, y que si algún entrenador viera como realiza su pupilo se vería obligado a dimitir inmediatamente. Que pocos calientan bien.

La ropa, o ahora también llamado outfit, ojito, La Gacela y el que suscribe siempre hemos defendido la necesidad de ir bien equipados, pero últimamente cada carrera es un pase de modelos, y no precisamente acertados. Eso sí lo bueno de los corredores es que utilizamos colores vivos, y aunque sea un poco ortera da alegría. 

Los complementos tecnológicos, cascos, musica, pulsometro, GPS,… cuando dan la salida ni uno solo de los corredores esta mirando hacia delante. Todos sean con un dedo en el reloj, y otro en ver si su GPS ha triangulado y tienen cobertura, sino son capaces de recurrir al Tribunal Constitucional para que pare la carrera. Lo de correr por sensaciones o con alguna referencia paso a mejor vida.

Las excusas post carrera, están son de todo tipo, pero últimamente la mejor es que el recorrido estaba mal medido, da igual que este homologado, sino he hecho mi marca diré que mi GPS a medido más metros y que por  eso no he llegado a cumplir mis expectativas. Yo prefiero decir que he dormido poco y mal por culpa del enano.

El compañero de carrera que no conoces de nada y va a un ritmo parecido al tuyo, y no calla, con buena intención no deja de animarte, y de tratar que sigas a su ritmo. Admirable actitud sino fuera porque a lo mejor ya no puedes o simplemente no quieres. No voy a decir nada del espectador que cuando vas destrozado y te quedan un montón de kilómetros te dice eso de, venga último esfuerzo, ya lo tienes.

Imagino que todas estas cosas son maneras de quitar la tensión, y en el fondo nos hacen disfrutar.

Esto de correr es maravilloso, pero a veces hacemos cosas muy graciosas que tienen difícil comprensión si no corres.

Yo que vengo de otro deporte me lo paso genial con estas cosas, y seguro que se olvida alguna, así que contármela.

Estándar
Correr

Mis tres carreras favoritas.

En mi vida he participado en varias carreras, pero voy a hacer un ranking de mis tres carreras favoritas. No sigo ningún criterio, en cuanto a organización o cosas similares, simplemente me quedo con las que mejor recuerdo me han dejado.

En tercer lugar la Media Maratón del bajo Pas, que corrí en Cantabria, con la Gacela y el Alemán, fantástica carrera, con un recorrido muy bonito, y eso sí una humedad tremenda, brutal, que hizo que sufriéramos. Lo que se compensó con una llegada con Pauleta,  y sino recuerdo mal un expositor de fruta tremendo a disposición del corredor, para poder refrescarse después del esfuerzo.

Fue un gran fin de semana y la carrera estuvo muy bien, además fue la primera creo del Alemán, que ahora está totalmente enganchado.

  
En segundo lugar, Maratón de San Sebastián, mi primer Maratón, en una ciudad preciosa y perfectamente organizado por viajes La Gacela, que también lo corrió por supuesto.

Fin de semana perfecto con la visita del gran Bob, como fotógrafo oficial del evento, aunque se liara un poco con Verónica y no vieran llegar a La Gacela.

La carrera estuvo genial, aunque sufrí muchísimo, me convertí en maratoniano, y eso ya es mucho decir, la entrada en meta en Anoeta sencillamente espectacular, ese fin de semana me sentí imbatible, sentí que podía con todo.

  

En primer lugar, todas y cada una de las veces que he corrido la Media Maratón de León, porque fue la primera, porque es en mi casa, porque es la única en la que he entrado con mi hijo, porque están mis padres ayudando como voluntarios, por mil razones más…

  
Y es que está muy bien correr por ahí, pero como en casa en ningún sitio, a mi pasar por San Marcos, Auditorio, La Catedral, por el Ejido(mi antiguo barrio), La Chantria(mi barrio), y ver un montón de gente conocida que te anima o no, me encanta, por eso intento correrla todos los años.
Además es donde más gente conozco que corre, y esos minutos anteriores, en los que nadie a entrenado, y todos llegamos fatal son impagables. 

Y por eso es sin duda mi carrera favorita.

Me gustaría en breve poder añadir alguna más, y a buen seguro que lo haré.

¿Pero cuáles son vuestras carreras favoritas?.

Estándar
Correr

Crohn en la cabeza.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad autoinmune, en la que mi sistema inmune ataca a mi intestino, y me genera unos cuantos problemas, molestias e incordios. Dicen tiene un alto componente mental, es decir que lo que pasa por tu cabecita influye en la intensidad de los síntomas.

Ayer me quedó clarísimo, esto es verdad, ya tenía bastantes pistas, pero no hay duda que nuestro estado mental influye en el estado físico. Existen varios momentos en los que sin cambiar de medicación, sin cambiar de alimentación consigo estar mejor.

Cuando estoy feliz con mi enano, en esos momentos mis síntomas se ven reducidos, cuando estoy feliz y contento con mi mujer, cuando hago deporte, si es que lo consigo, y cuando disfruto de los partidos del Real Madrid. No se que es lo que ocurre o qué sustancia genera mi cuerpo, pero es totalmente cierto que en estos momentos, las molestias se reducen a mínima expresión.

Ojalá fuera fácil trasladar esto a cada momento del día, aunque tendre que trabajar en ello.

Y sino pedir a algún investigador, que me analice durante los partidos del Madrid, para poder sintetizar la sustancia que mi cuerpo genera y hace que los síntomas de verdad se reduzcan mucho. Esa sustancia en una pastillita me solucionaría muchos de mis problemas.

Como no la tengo, tengo que trabajar en conseguir ese estado solo con mi mente, es más difícil, pero hay que intentarlo.

Este como este, toca intentar ser positivo, y estar activo, para que el bicho no se meta en mi cerebro, y me saque la energía.

La otra solución es que el Madrid juegue 24 horas al día y eso es muy difícil, o que el enano y mi mujer  estén perpetuamente sacándome una sonrisa y dándome besos, y eso les agobiaría.

Así que me toca a mí currármelo, o a algún investigador encontrar esa esencia, yo ya le he dado la idea, en la próxima final de champions de mi equipo que me estudie.

Kiev 2018?…

Estándar
Correr

León

He tenido la suerte de nacer y vivir en León, ciudad histórica, con mucha más historia que otros lugares más reivindicativos. 

Ciudad bonita, para mi preciosa, con la catedral más impresionante de este país, con San Marcos, con San Isidoro, con el húmedo, con muchísimos parques donde jugar, con tapas gratis, con una provincia preciosa, creo que tenemos el mayor número de reservas de la biosfera de Europa.

Y sin embargo por nuestro carácter resignado, la provincia y la ciudad no sacan todo su potencial, total somos del norte y para que protestar o movernos cuando algo no está bien, si hay que aguantar se aguanta,  si aguantamos el frío en invierno, aguantamos cualquier cosa.

Y ahora tenemos también un equipo en segunda división, un equipo que hizo que el fin de semana pasado la ciudad se echara a la calle para celebrar, y que gozada.

Pero ahora es el momento de moverse, de apoyar el proyecto, de quitarnos de encima ese carácter sufrido.

No tenemos porque conformarnos, pero para eso cada uno en su ámbito tiene que ayudar. Y ahora estoy hablando del fútbol base.

Es hora de ponerse detrás de la Cultural, de seguir la locomotora, engancharse a ella, y ayudarla a la vez a que tire de todos.

 Es hora de que la Cultural marque el camino, ahí dentro y lo digo porque lo sé, hay gente muy preparada a la que por fin se deja trabajar, pero es hora también de ayudar en lo que se pueda, todos hemos de remar en la misma dirección.

Hay que aprovechar el momento, para poder formar a más entrenadores, para que cambie la manera de trabajar, para que se vea otro fútbol, es hora de que los chicos de León, se puedan aprovechar y mejoren y progresen más, porque en este ascenso solo el capitán era de León. 

En unos años sería fantástico ver a más leoneses en el equipo de León.

Momento pues para pensar en grande, dejar la resignación típica del leones, y sumar esfuerzos para mejorar nuestro fútbol, y que nuestros chicos disfruten de más y mejores condiciones.

Todos juntos detrás de una locomotora que debe asumir su responsabilidad. 

Porque esta tierra y su gente valemos mucho, tenemos que sumar.

Viva León.

Estándar
Correr

No quiero

Lo bueno que tiene esto del Crohn, es que he tenido más tiempo para estar con mi enano, y para darle al coco y pensar, aunque no tengo claro que sea del todo bueno. Durante mis largos ratos jugando con mi hijo, en casa y en los parques, me pongo a pensar a que me gustaría que jugase, si es que quiere jugar a algún deporte. 

La verdad es que la conclusión es que no se muy bien que me gustaría pero si se que no me gustaría.

Haga el deporte que haga, no quiero que su entrenador solo quiera ganar, y sin embargo quiero que compita, porque la mejor manera de aprender lo que es competir, se consigue en el deporte.

No quiero que le regalen ni un minuto de juego, quiero que se los gane, quiero que aprenda la importancia de esforzarse para conseguir algo, no quiero que juegue por una cuota de minutos, si entrena bien que juegue, si hace las cosas mal que no le saquen.

Si no tiene nivel quiero que alguien se lo diga, y le explique exactamente dónde está, y lo que le van a enseñar para que progrese. Ser sincero con los niños consigue resultados sorprendentes, y tenerle engañado haciéndole pensar que tiene un nivel que no tiene es una pérdida de tiempo. 

No quiero que le de igual perder o ganar, tampoco que monte un drama si pierde, pero nunca es lo mismo perder que ganar, y tiene que dolerle perder, en el momento que te da lo mismo estás perdiendo el respeto por el juego. 

No quiero que se comprometa para después faltar a entrenar por un cumpleaños o un viaje o … si estás en equipo, estás en un equipo, y no debes fallar a tu entrenador ni a tus compañeros. 

No quiero que venga a casa a quejarse porque no juega, o porque no le ponen donde le gusta, no, debería poder solucionar sus problemas con su entrenador, y hablar con él si es que existen.

En realidad practique el deporte que practique, lo que quiero es que se divierta si, pero que aprenda, se forme, tenga respeto por el juego, y sobre todo, que sea bueno, malo o regular, se esfuerce, con eso me conformo.

Solo espero que tenga suerte y le toque alguien que le enseñe el respeto por el deporte, algo que cada vez echo más de menos. El deporte puede ser escuela de valores o todo lo contrario, espero que a él le toque alguien que le enseñe valores.

No somos conscientes como entrenadores el enorme poder que ejercemos formativamente sobre los chicos, en determinadas edades te hacen más caso que a los padres, así que no quiero que le toque alguien que no respeta el deporte.

No quiero que viva del deporte, quiero que aprenda del deporte, y de de verdad que no hay mejor escuela para la vida que practicar un deporte colectivo respetándolo.

Estándar