España

Vilda no es lo peor (que también), lo peor es Rubiales.

A mí no me ha gustado la actuación de las jugadoras que no quieren ir a la convocatoria, ni todo el show que se ha montado, podían y deberían haber sido más claras.

Dicho lo cual, lo que se destapa con todo es esto, es una institución podrida, que huele a mierda porque dista poco de ser una cloaca.

Una cloaca a la que solo le preocupa el dinero, y que lo demuestra con cada actuación, con un auténtico déspota a los mandos.

Vilda puede ser un enchufado, pero quién le mantiene ahí es el señor presidente, el mismo que se cargó el mundial de EspaÑa masculina por un ataque de ego, el mismo que manda a las árbitras contra la competición porque no quiere perder el control.

El mismo que se hace el digno con estas jugadoras, pero se manda w up de colegas con un jugador masculino, con el que tiene negocios a pesar del claro conflicto de intereses.

El mismo que se lleva la Supercopa a un país con una dictadura donde a las mujeres se las trata como se las trata,

El mismo que hace poco estaba envuelto en acusaciones de pago de orgias con dinero de la federación.

Si no vemos un patrón aquí es que tenemos un problema.

Tengan o no razón estas jugadoras sobre la idoneidad o no de Vilda como seleccionador, y aunque se hayan equivocado en las formas, la realidad es que se han alzado contra un Federación que es una auténtica basura y que está a los mandos de una persona que sobra en el fútbol.

Vilda obviamente es un problema, pero ojo, el verdadero problema está más arriba, se llama Rubiales y va a dejar el fútbol femenino destrozado incluso antes de que empiece a despegar.

Estándar