España

Ni el robo más grande del siglo, evita la victoria. Prevaricación.

Ante un arbitraje vergonzoso, asqueroso, lamentable, el Madrid ha dado un golpe casi definitivo.

Cuando os cuenten que son errores humanos, ponte este partido y te darás cuenta que no.

El primer gol, es ilegal totalmente, se salta una norma que está escrita tal cual para un caso como el de hoy, solo lo protesta Alaba, pero es claro que hay un jugador del Sevilla a menos de un metro de distancia, pero para que va a intervenir el VAR.

Tan es así que le queda mala conciencia, y perdona la roja a Camavinga, porque sabe que sería muy cantoso, con 2-0 no contaba con la remontada, pensaba que tenía el trabajo hecho.

Pues tuvo que seguir trabajando, porque el Madrid hizo una segunda parte imperial, llena de personalidad, fútbol, con un juego salvaje.

Y cuando Vinicius marca el empate, el VAR llama al árbitro, que pita lo que sabe que tiene que pitar, olvidando lo que ha ocurrido en el campo, es decir prevarica.

Ha buscado una toma que le confirmase lo que vio en el campo, y como la encontraba anula el gol señalándose el bíceps, cuando le ha dado en el hombro, increíble.

Y a partir de ese momento el Madrid ya ha sido incontenible, que maravilla de fútbol, de raza, de coraje.

Demostración de que ese escudo es algo más, así que no admitimos lecciones de nadie, ehhh de nadie y menos de Xavi.

Vamossssssssssss.

Ahora vendrán las quejas del Sevilla y de los falsos periodistas, lo vais a ver, atentos.

Estándar