España

El esperpento.

Esperpento cuando apareció por primera vez en el Diccionario de la Lengua Española en 1970 era definido como,” Género literario creado por Ramón del Valle-Inclán en el que se deforma sistemáticamente la realidad, recargando sus rasgos grotescos y absurdos, a la vez que se degradan los valores literarios consagrados; para ello se dignifica artísticamente un lenguaje coloquial y desgarrado, en el que abundan expresiones cínicas y jergales”.

Si ahora adáptanos esta definición a un equipo de fútbol actual y su presidente, encajaría perfectamente en el Barcelona y Jan Laporta.

Desde que llegó Jan, recordamos el sainete del renovación de Messi, con abrazo incluido al maniquí.

Destitución de Koeman y fichaje de Xavi, con bailecito y cánticos a lo ultra en el Camp Nou.

Intento de renovación de Dembele porque era mejor que Mbappe y posterior intento de traspasarle tras no querer renovar a la baja, con chantaje y castigo incluido.

Y ahora acabar el mercado de enero celebrando como si fuera un título los fichajes de un veterano (Alves), y tres descartes, uno de equipo grande el City (Ferran), uno de un equipo mediano Arsenal (Abu), y otro de un equipo menor, no quiero arriesgarme a poner su nombre (Adama).

Todo ello habiendo sido eliminado de La Champions, La Copa y La Supercopa, y teniendo 0 opciones de ganar La Liga.

Todo se trata de vender como una gestión magistral, cuando la realidad es que es la única gestión posible a una situación de ruina.

Pero en lugar de reconocer dicha situación, se cae en el populismo y el esperpento, negando la realidad y vendiendo ilusión.

Cuando tu enemigo se equivoca, deja que siga por ese camino. No sea que les dé por rectificar.

Que sigan celebrando.

Viva el esperpento.

Estándar