España

Érase una vez…el único equipo honorable.

Existía un club en un pequeño país del noreste de la península Ibérica, un país que marcaba el camino de todos los pueblos que soñaban con la libertad.

Y ese club era la bandera de ese país, porque además ese club había inventado la única manera bonita de jugar a un deporte que se había inventado en otro país, pero que nadie como ellos habían conseguido ejecutar.

Ellos crearon un fútbol diferente, casi poético en el que lo importante no son los goles(cuando pierden), lo importante es el estilo, es el modelo, es el ADN 🧬.

Porque son los únicos que lo tienen, son los únicos que tienen ADN propio, los demás son clubs impuros, que aceptan la mezcla de estilos, que aceptan ganar sin importar los medios, que aceptan la preponderancia del resultado, que aceptan comprar jugadores por dinero, que vergüenza.

Pero cansados de intentar demostrar al universo entero que su estilo es único e inalcanzable, han dado una vuelta de tuerca más y ahora han inventado la victoria moral.

Ya no es que no sirva ganar de cualquiera manera y que ganar jugando al pase pase sea más importante que ganar a la contra.

Ahora es que ya da igual el resultado, ahora lo importante es que cuando pierden da lo mismo, porque están orgullosos, porque compiten, porque dan la cara, porque han inventado la cantera, porque arriesgan, da igual todo, lo importante son ellos.

Son los únicos honorables.

Y su máximo rival ese del centro de la misma península que ellos habitan, no merece nada, si gana 4 de 5 Champions es por la flor, si les gana 5 clásicos seguidos es que no quieren el balón, y juegan a la contra, así siempre, siempre hay una manera de menospreciar al equipo del centro.

Podríamos decir que, érase una vez un equipo, que estaba por encima de todos y sino, que más da, si lo importante no es ganar o perder, lo importante es ser ellos, porque solo ellos tienen el monopolio de la felicidad.

Érase una vez el Barça, verdadero campeón del relato.

Estándar