España

Dia 34. ¿ Preguntas ante la enfermedad?.

Una de las primeras cosas que te ocurren cuando te diagnostican una enfermedad crónica, es que una gran cantidad de preguntas asaltan tu cerebro.

Todo son dudas, toda son incógnitas, no sabes bien a quien recurrir y cómo gestionar la información.

La primera tentación es ir a Google, teclear tu enfermedad y ponerte a leer todo lo que sale en el buscador relacionado con dicha enfermedad.

Y esto es sin duda un gran error, porque tu propio desconocimiento de la misma, te impide distinguir la información fiable de la que no lo es, e incluso de la que intenta aprovecharse de ti, que también existe.

Antes de poder acudir a Google, debes adquirir cierta capacidad de filtrar lo que lees.

Y lo más importante para resolver tus dudas y tú falta de conocimiento es preguntar a tu especialista, a tu médico, es verdad que es casi imposible que el médico resuelva todas tus dudas, y en el momento exacto que tú lo necesitas, pero lo hará con la mayoría, y si no activará consultas para conseguir revolverlas.

Solo hay una fuente de información que puede ayudarte y no viene de los médicos, y esa fuente son otras personas que han pasado lo que mismo que tú, que tienen tu enfermedad.

Ellos te pueden ayudar a que entiendas que te pasa, y tienen una gran ventaja con el resto del mundo, y es que te van a comprender , sencillamente porque han han pasado lo que tú estás pasando.

Ojo no son magos, ni esto son matemáticas, y no se nos debe olvidar que las enfermedades actúan de manera diferente en cada persona, pero hablar con alguién que ha ha pasado por donde tú vas a pasar ayuda y mucho.

Por lo tanto, primero debemos hacer caso a los médicos, ellos son los que saben, ellos y las fuentes que ellos utilicen ( publicaciones, internet…), y después pacientes u organizaciones de pacientes que te pueden orientar.

El resto de fuentes de información, hay que ponerlas en cuarentena, no digo que no se puedan leer, pero hay que hacerlo con espíritu crítico y mucho cuidado, pues nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas en momentos delicados, o caer en una angustia que no nos ayude en nada.

Es muy importante ante las preguntas que nos surgen, acudir a las fuentes adecuadas para obtener las respuetas.

Sobre todo hacer caso a tu médico especialista. Ellos son los que nos cuidan.

Estándar