España

Hace un año, nací de nuevo.

Hoy hace una año, me operé y empecé mi nueva vida.

De ese día me acuerdo de todo, absolutamente de cada minuto, me levanté con unos dolores terribles, parecía que la tripa me iba a estallar.

Al sofá, por supuesto nada de comer, mi enano jugando mientras yo me retorcía de dolor, vino su madrina a traerle un huevo de pascua.

Cuando se fue ya no aguante más y llame a mi padre para que me llevara a urgencias, la despedida de mi enano fue terrible, pues no sabia que me iba a pasar y me dolió el alma.

Al coche y camino al Hospital, cada paso por un badén, me moría de dolor, llegamos, me pasaron rápido a un box, pues mis gritos de dolor eran fuertes, me pusieron analgésicos y por lo menos pude soportar el dolor.

Un placa, el resultado debió de ser tremendo, ya me lo dijo la digestivo, me hicieron un escáner, y ya no había dudas, había que operar.

Por primera vez vi a mi ángel de la guarda, el doctor Alcoba, me explico todo con claridad, la cosa era muy grave y había que esperar a abrir para saber que se encontraría.

De ahí a la habitación, estaba solo con mi padre, mi mujer y el tito Lorenzo, pero mi cabeza estaba con mi enano.

Me prepararon y camino al quirófano, con la alegría de que el Barça perdía 2 0, en Sevilla.

Entre en el quirófano, había mucha gente, dos minutos, me dijo algo el anestesista, y ya no recuerdo nada, hasta que me desperté pidiendo analgésicos, no porque me doliera nada, que no, sino por el recuerdo que tenía de cuando entre en urgencias.

Me desperté un rato cuando mi mujer y mi padre, enteraron en la unidad de críticos, para verme unos minutos y decirme que todo había ido bien, y enterarme que Messi no había respetado mi dolor y mientras estaba en el quirófano había llevado al Barça al empate a 2 2, una pena.

Fue probablemente el día más intenso de mi vida, pero gracias a mi ángel de la guarda el De Alcoba, y todo el equipo del Hospital de León, ha pasado ya un año, y mi calidad de vida es perfecta.

Peso 37 kilos más, puedo estar con mi niño, volver a cogerle en brazos, puedo trabajar, puedo hacer deporte, hoy he celebrado mi nuevo cumpleaños jugando al padel con mi padre.

Un año después solo tengo dentro de mi agradecimiento a nuestro sistema sanitario, que me salvo la vida, y me ha permitido volver a ser yo.

Aquel día no se me olvidará jamás, cada minuto, cada segundo, y me dejo una enseñanza, y es la calma con la que eres capaz de afrontar los momentos críticos cuando no queda otra opción, es lo que hay.

Así que no tiene sentido agobiarse con otras cosas.

Un año después, gracias, gracias y gracias, estoy en deuda.

Estándar
España

Abecedario del Crohn. K

K de kilo, y es que es lo primero que se va cuando estás en brote.

Se marchan y te abandonan, no quieren saber nada de ti.

Y es que además de de los marcadores, la calprotectina, la PRC, un marcador casi infalible son los Kilos.

Si pierdes muchos, si intentas comer y no consigues engordar ni un poco, es que tú Bicho está tocando las narices.

Yo en los dos brotes gordos que he tenido he llegado a perder 30 kilos.

Comes menos, o no comes por miedo al dolor, vas más al baño, incluso vomitas, y eso hace que cada vez tengas más miedo y comas menos.

La ecuación es sencilla, comes poco, tienes inflamación luego tú demanda energética es mayor, resultado adiós kilos, te quedas flaco.

Así que los Kilos son los primeros que se van, eso si en cuanto estás bien vuelven corriendo.

Estándar
España

Ojito, con los espabilados.

Ahora que están de moda multitud de dietas extrañas, para alcanzar el cuerpo 10.

Hay quien deja de comer gluten sin ser celiaco, está la dieta macrobiótica, la dieta hipocalórica, la dieta de la avena, la dieta detox, la dieta disociada, la dieta Dunkan, la dieta de la piña, la dieta alcalina, la dieta cerogénica.

Como podéis ver hay multitud de posibilidades todas ellas basadas seguro en sesudos estudios, que prueban que haciéndolas conseguirás el milagro.

Y apoyadas por sesudos y sesudas influencer, que te enseñan su cuerpo, y te explican como esas mágicas dietas han hecho el milagro en ellos.

Puedes elegir, tienes miles de alternativas, pero ninguna es gratuita, ojo porque entre una tontería por aquí y otra por allá, te dejas una pasta, porque todos están preocupadisimos por ti, pero todos te van a cobrar.

Solo falta que a algún lumbreras, empiece por ahí a ofrecer la posibilidad de provocarte el Crohn, que ojito si tienes el intestino inflamado, puedes adelgazar y tener el cuerpo 10. A el que más le da, mientras tú te lo creas y el cobre.

Ojito porque hay mucho espabilado que juega con la desesperación, a mí una fenomena me cobró 300 euros por hacerme una dieta que te da la risa, unos ejercicios de respiración, que me provocaban carcajadas, y ya en un delirio total me ofreció pincharme un anestésico que por lo visto curaba la enfermedad, en ese momento es cuando me di cuenta que me estaba timando.

Cada uno con su dinero, y con sus esperanzas puede hacer lo que le dé la gana, pero al final todo es más sencillo, se trata de sentido común.

De hacer la cosas que te manda el médico, y sino te va bien, probar con otro, pero no caer en manos de vende milagros, porque los milagros no existen.

Ojito pues, que hay mucho listo suelto.

Se aprovechan del sufrimiento ajeno, para sacarnos la pasta.

Yo acabe con 300 euros menos y me tuve que operar igual.

Estándar
España

Hoy he aprendido.#jodetebicho

A las 5:30 de la mañana mi enano me llamo, con las siguientes palabras, “papi tengo miedo”, rápido me fui a la cama con él para calmarle y que se durmiese.

Fue fácil en seguida estaba tranquilo y se durmió.

Hora después el miedo me paralizo y pudo conmigo, consiguiendo paralizarme, para hacer que los entrenamientos que he llevado a cabo, no sirviesen para nada.

Resultado cruce la meta en el puesto 996, con 2:20, de largo mi peor Media de siempre.

El día empezó para mi, cuando me desperté a eso de las 8, y las malas sensaciones se hicieron patentes cuando al salir de la ducha matutina ya estaba sudando, por culpa de los nervios.

Después café y charla con La Gacela y El Alemán, ultima visita a casa, y camino a la salida, las sensaciones eran buenas, casi no calenté que me cuesta demasiado, y me coloque para empezar el reto.

Salida y primeros tres km por delante del globo de 1:50, buenas sensaciones físicas, buen ritmo, por debajo de 5 el kilómetro, pero mi cabeza se desató sin control.

Como os dije al principio me entraron todos los miedos, y no los pude controlar, mi cabeza se fue, pero se fue tanto que afecto a mi cuerpo y en el km 4, si en el 4, llegó el muro para mí, me quede absolutamente vacío, sin energía, sin fuerza, con el estómago revuelto, y mi cabeza pensando en la retirada.

Era adelantado por uno tras otro por todos los corredores, y eso aumentaba mi agobio, tenía ganas de llorar e incluso lloré.

Había pasado de correr a 4:55 a hacerlo a 6:00, sin más, de un km a otro.

No hacía más que pensar, y pensar y ningún pensamiento era bueno, ninguno, solo la llegada a la Catedral, y el asumir que ese no era mi día, me permitieron terminar.

Asumí lo que me pasaba, baje el ritmo todo lo que puse y me puse un reto, no quería caminar ni un metro, y no podía permitirme atajar ni un metro, y así muy despacito y poco a poco conseguí llegar y terminar la carrera.

Había soñado ese momento, lo llevaba soñando tres años, y no se pareció en nada a lo que había soñado.

Fue frustrante, triste, me sentí impotente y lleno de rabia, y como no se me escaparon algunas lágrimas.

Había entrenado muy bien, había hecho todo, todo menos poner en perspectiva lo que estaba haciendo.

¿ Como puede ser que un tío que no es profesional, que hace un año estaba como estaba, se presione hasta tal punto, de quedarse vacío?, ¿ por qué esa cabeza que ha conseguido superar lo que ha superado estos últimos años, hoy se ha venido abajo, arrastrando al cuerpo?, son preguntas que me deben hacer cambiar mi forma de encarar el deporte.

Si soy objetivo, hace un año ni soñaba estar así, por lo tanto debo estar contento.

Si pienso un poco debo darme cuenta que así no voy a ninguna parte, debo ser competitivo, porque sino no mejoraré, pero he de saber controlar mi cabeza.

Había puesto demasiadas ilusiones en este día, y me metí demasiada presión.

Como bien me dicen Cristian y Alfonso, lo importante no es lo que sufres en la tormenta, sino cómo sales de ella.

Y hoy habiendo sufrido mucho, con una decepción tremenda encima, es probablemente la carrera en la que más he aprendido de mí vida.

Y eso es lo bueno del deporte, que es una escuela brutal para la vida, porque te pone en frente de ti mismo, con una crueldad inusitada.

Si quieres conocerte, ponte al límite compitiendo y verás quien eres.

Hoy he descubierto muchas cosas de mi, y he salido de la tormenta cambiado.

Hoy no estoy contento, pero hoy he aprendido, ahora sólo toca ser capaz de aplicar lo que aprendido.

Reposar ese aprendizaje, y tratar de mejorar, no queda otra.

Hoy el miedo me venció, lo bueno es que ya se lo que tengo que mejorar.

Por cierto lo mejor, han sido los ánimos de los mios y de los que me conocen, gracias a todos.

Eso y mi capacidad de aguantar y terminar, no me gusta abandonar.

#jodetebicho que terminé otra media.

Estándar
España

Resiliencia.

Ya con el dorsal de la Media Maratón de León, en casa a la espera de la carrera de mañana, hoy me acordado de una palabra muy de modo hoy en día, la Resiliencia.

” Capacidad para adaptarse positivamente, a situaciones adversas”.

Y eso es lo que he hecho los dos años anteriores, cuando ante situaciones que rozaban lo imposible, sacaba siempre algo positivo para ir hacia delante.

Es algo que los que tenemos una enfermedad, como el Crohn, desarrollamos, pues no nos queda otro remedio.

Sin esta capacidad estaríamos perdidos, pues nada, nos garantiza que mañana sea una buen día.

Cuando te vas a la cama, no tienes la certeza que tienen los demás de despertarte bien, puede que si, puede que no, que diría un gallego.

Igual te despiertas y el Bicho decide dar guerra, así que has de estar preparado, para ante esa circunstancia, sacar algo positivo y vivir ese día, como puedas.

Somos pues expertos en Resiliencia, el que no la tenia innata la he tenido que desarrollar, pues sin ella nos sería muy difícil el día a día.

Mañana casi un año después de mi operación, y gracias a la Resiliencia entre otras cosas, volveré a disfrutar de la carrera que más me gusta.

Hoy, en mi tripa lo único que hay es gusanillo precompetición.

Mañana os cuento

Estándar
España

Abecedario del Crohn. J

La letra J de JODIDO, y perdón por la palabra, pero es que tener Crohn es muy jodido.

Que nadie te venda la burra, del pensamiento positivo, del puedes con todo, del tranquilo no pasa nada eres un guerrero y esto es poca cosa para ti.

Porque la realidad va a ser dura y te pondrá en tu sitio, tener Crohn no es un regalo es una putada.

Que vas a poder llevar una vida más o menos normal, pues si.

Pero que vas a tener momentos durísimos, momentos que te van a hacer estar mal, también.

Y es mejor tenerlo claro desde el principio, para poder aceptar tu situación y vivir con ella.

Es difícil, no imposible, y has de tenerlo claro siempre.

Tener Crohn es muy Jodido, no es ninguna fiesta, conseguimos vivir con ello, pero con mucho esfuerzo y tesón.

Cuanto antes lo tengas claro mejor, y cuanto más claro lo sepan los que te rodean mejor, así no hay sorpresas ni engaños.

Se trata de aceptarlo y vivir, pero sabiendo lo que hay.

Estándar
España

Si hace un año me cuentan… (Crohn).

El 31 de marzo se cumplirá un año de mi operación, después de pasar dos años auténticamente infernales, ese día y después de una situación límite, tuve que entrar en el quirófano, para salvar la vida y tratar de arreglar, mi maltrecho intestino.

Salí de allí con 1 metro menos de intestino, pesando solo 56 kilos, y con una cantidad de miedos tremenda.

Me asustaba todo, todo eran preguntas, ¿ podría volver a hacer vida normal?, ¿volvería el dolor?, ¿podría comer con normalidad?, ¿recaería y tendría que volver a pasar el infierno que había pasado?, ¿me entraría una hernia y tendría que volver al quirófano?.

Poco a poco estas preguntas se fueron contestando solas.

He vuelto a hacer vida normal, no tengo ni un solo dolor, como de todo y como una lima, no he recaído, no he tenido ninguna complicación.

Trabajo con normalidad, hago muchísimo deporte, juego con mi hijo a lo que él quiere, puedo leer sin retorcerme de dolor.

Mis análisis han dejado de tener asteriscos, ahora está todo en sus parámetros.

Peso 31 kilos más, 87 en concreto.

En resumen he vuelto a ser yo.

Y como muestra en una semana correré de nuevo la Media Maratón de León, que será sin duda el colofón a mi recuperación, por todo lo que supone.

El esfuerzo que supone prepararla, la capacidad de mi cuerpo y de mi mente de asumir esa carga de entrenamiento llevando una vida normal.

Por lo tanto no es una carrera más es la carrera que me demuestra a mí y a los demás, que me he recuperado que he vuelto, y que está vez el Bicho no ha podido conmigo.

Es la carrera para demostrar que aunque tengamos Crohn, podemos hacer muchas cosas, y mi Crohn no era de los tranquilos.

Lo pasamos mal, tenemos momentos muy malos, pero aguantamos y salimos de esos momentos con mucho esfuerzo y trabajo.

#jodetebicho nos merecemos un respeto y mucha empatía.

Nos merecemos que la gente nos comprenda y nos entienda.

Nos merecemos respeto.

Vamossssss.

Estándar