España

La Cultural progresa adecuadamente.

Desde la contratación del nuevo entrenador, no había podido ver al equipo, hoy bien abrigado asistí al primer partido del año en el Reino de León.

Es pronto para dictar sentencia, y es cierto que lo último que yo había visto, era la Cultural sin pulso, y sin alma de Cea, con lo cual es fácil hacerlo mejor. Pero hoy el equipo sin enamorarme, sin hacer un partido virtuoso me gustó, contra un rival directo.

La Cultural tiene más ritmo, presiona más, toca con más intención, y se la ve más segura atrás. Esta a años luz de ser un equipo, que marque las diferencias, pero por primera vez está en el camino.

El cambio se nota sobre todo en los nombres, el caso de Yeray es escandaloso, es incomprensible que no jugará, es un medio centro que libera, a Marcos, y a Capilla, y cuando Senye esté al 100 % también a este. Hoy para mí hizo un partidazo, siempre en el sitio, robando y jugando fácil sin apenas errores, lo que favoreció transiciones rápidas, que antiguamente no existían.

Es verdad que la circulación del balón por dentro le sigue costando mucho a la Cultural, y ante un rival ordenado y exigente como el Pontevedra, le costó generar superioridad interior, a cambio llegó bien por las bandas, y se buscó muy bien a Aridane, autor de dos goles. Y que hizo un partidazo, de cara a gol, y trabajando muchísimo.

Y una cosa muy importante, es que el entrenador no hace cosas raras, ve lo que ve todo el mundo, y aplica la lógica, si hay un jugador que no está bien, no se inventa nada raro, lo sienta cuanto antes y sale otro, en este caso en el descanso.

Hoy ocurrió con Hugo, cuya sustitución mejoró al equipo, y la agradeció sobre todo Saúl, pues en la segunda parte, tenía delante un compañero trabajador, lo que le liberó para poder atacar.

Queda mucho, la Cultural tiene mucho que mejorar, pero está en el camino, y además en este grupo, la han esperado, así que las cosas pintan mejor.

Se podría decir que hay brotes verdes, aunque queda mucho que trabajar.

Anuncios
Estándar