España

Empieza la cuenta atrás.

Quedan dos semanas para la San Silvestre, cualquiera que me siga un poco, se dará cuenta de lo importante que es para mi, que no es una carrera, es una carrera que supone algo más.

Supone el premio a un esfuerzo brutal, por recuperarme, un esfuerzo brutal para superar las barreras físicas y mentales que me ha puesto el Bicho en el camino. 

Un esfuerzo por recuperar mi vida, por volver a ser yo, por ser feliz conmigo y con los míos.

Después de dos años brutales, en lo que el dolor y el sufrimiento marcarón mi vida, la carrera del día 30, significa la demostraran de mi vuelta a la normalidad, di mi vuelta a la vida normal.

Si cruzo esa meta será la carrera más especial de mi vida para mí, porque me demostraré muchas cosas a mí mismo, y me dará un fuerza especial.

Hoy en una charla a unos chicos de secundaria, se lo repetía varias veces, jamás, pase lo que pase hay que caer en la auto compasión, siempre hay que seguir, y para esta carrera es el comienzo del resto de mi vida, una demostración de lo que puedo hacer. De lo que se puede hacer con esfuerzo.

Por eso la San Silvestre es especial, y cruzar esa meta será algo mágico para mí, será mi momento, y no será una meta será el punto desde el que inicie mi nueva vida, con fuerzas renovadas.

Porque me demostrare a mi mi so que puedo, que esforzándome puedo.

Es mi carrera, es especial para mí, pero animo a todos los que quieran a correr conmigo, confirmado el Alemán, el plan de carrera es salir el último y poner el ritmo que pueda aguantar para llegar bien disfrutando, para poder darme un homenaje.

Así que el día 30 nos vemos, os animo a disfrutar a todos.

Vamossssssss.

Anuncios
Estándar
España

Lo que no puedes permitirte teniendo Crohn.

La autocompasión te puede triturar, no hay nada peor que compadecerte a ti mismo, te quita energías para hacer frente a la enfermedad, y desvía el foco de donde debe estar, que es en mejorar tu estado en la medida de tus posibilidades.

La compasión de los demás, no sirve para nada, solo para hacerte caer en la autocompasión.

Los dietas milagro, sencillamente no existen, da igual las milongas que te cuenten, la dieta no provoca el Crohn, solo debes afinar cuando tengas brote y no pásate, pero ninguna dieta conseguirá curarte, ojito a las dietas antiinflamatorias, que me da la risa.

Las terapias milagro, que no , que lo que la única terapia que puede funcionar es hacer caso a tu médico, los milagros hno existen, ( mi suegra reza mucho por mí, y el bicho segué ahí, yo le agradezco el interés ).

Derivada de la anterior o antes que ella, hacer caso al médico, seguir con la medicación, y si no te da resultados o no te gusta tu médico cambia y busca otra opinión, pero que sea de un médico, no acudir a sitios extraños, que pueden acabar con la poca salud que te queda, además de sacarte la pasta.

Mirar en internet, para saber cosas de tu enfermedad ( en páginas no contrastadas), acabarás volviéndote loco, y disparando tu ansiedad, es mejor preguntar a personas que saben, o informarte en las asociaciones o en páginas contrastadas.

No podemos permitirnos agobiarnos, hemos de llevar un estilo de vida saludable y por lo tanto estar todo lo tranquilos que podamos. Es vital controlar el stress, cada uno como pueda.

No podemos permitirnos el sedentarismo, es vital moverse, hacer deporte, cada uno el que pueda. Nos ayuda a llevar una vida saludable, y además de mejorar nuestro cuerpo, mejora nuestra mente, ayudándonos a reducir el stress.

Es vital no fumar, yo la hacia y parece que no pasa nada, pero el cuerpo tiene memoria y te lo va a hacer pagar, más pronto o más tarde se volverá en tu contra, así que déjalo ya, no seas idiota, cada día es vital.

No dejar de vivir, el bicho es un incordio, pero hemos de intentar mandar sobre él y seguir haciendo cosas, solo quedarte en casa si es imposible salir, sino estamos facilitándole la tarea.

Seguro que hay más cosas que no podemos permitirnos, pero estas son las que me han venido a la cabeza.

Estándar
España

Ni hacia delante, ni hacia atrás, mira a los lados.

Últimamente cuando salgo a correr, me frustro un poco, porque me cuesta mucho tener ritmo, voy muy lento, es cierto que aguanto bien los kilómetros, pero a un ritmo muy bajo.

Un día que hice esta misma queja en el blog, un sabio de mis jubiletas del gimnasio, me dijo que no mirara ni hacia adelante ni hacia atrás, que mirara hacia los lados.

Y tenía razón, si miro hacia atrás me da por pensar, que alguna vez corrí una media maratón a 4:30 minutos el kilómetro, olvidándome como estaba hace 7 meses.

Si miro hacia delante, me imagino volviendo a correr como lo hacia cuando era chaval, olvidando que ya no soy un chaval.

Aunque esté mejor que nunca.

Y esas miradas hacia donde no debo, distorsionan mi estado actual, que es el que es, y me genera frustración.

Por eso mi sabio particular me recomendó mirar hacia los lados, donde hay gente con muchas problemáticas, los hay que no pueden correr, los hay que no volverán a correr.

Si no te centras solo en ti, se amplía tu perspectiva y puedes agradecer cómo estás a día de hoy. Sin renunciar a estar mejor en el futuro.

Y es que si miras hacia los lados te das cuenta que no eres el centro del mundo , y que has de aceptar tu estado actual, sea cual sea.

Dicho de otra forma no estamos tan mal, se trata de una cuestión de perspectiva y de buscar el ángulo adecuado con el que enfocar las cosas.

Voy lento, pues voy lento, no debo darle más importancia, y no debo desanimarme, debo pensar de donde vengo y como estaba y el milagro que es que 6 meses después, esté corriendo 13 km.

Céntrate, y a seguir.

Como dice mi profesora de Yoga, que también es sabia, ” hoy es el primer día del resto de tu vida”.

Estándar