España

Esperando al señor INSS.


A la espera del señor INSS, sigo con mi vida diaria.

Como no sé ni cuando, ni porque medio el señor INSS se va a dirigir a mi, he desarrollado una especie de paranoia, por la cual, reviso mi mail, cada 5 minutos, por si acaso he recibido la tan deseada alta. 

Abro el buzón cada vez que entro y salgo de casa unas 8 veces diarias, cuando voy al cole, cuando vuelvo, cuando hoy al gym, cuando vuelvo, cuando voy …. el caso es que tampoco me ha llegado el alta.

El señor INSS debe ser un señor grandote, al que le cuesta moverse con agilidad, prefiere ir despacio, no vaya a ser que se equivoque, es un señor con escasa empatía, poco le importa lo que te pasa o como estas.

Pero sobre es un señor, rígido y estricto con los protocolos, los cumple con exquisita delicadeza, sin adelantar ni saltarse ningún plazo.

Al fin y al cabo el no tiene la culpa de tu enfermedad, y quién eres tú para molestarle, y mucho menos para pedirle velocidad.

¿ Te encuentras bien y quieres trabajar ?.

Pues te esperas porque quién eres tú para saber cómo estás, pudiendo verte una doctora, que a la vez eleva un informe con su opinión, a un tribunal, que se reúne y decide si estás bien o no. No vaya a ser que tú estes equivocado, y hayas pedido el alta por pedir.

Que hay mucho vicioso del trabajo.

Al final a uno se la va pinza, y la pone en…

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s