España

La cabeza. Crohn


Existen un montón de marcadores que nos indican el estado del bicho, si está fuerte, si le estamos ganando, o si es él, el que se impone en la batalla.

Pero hay uno que no sale en ninguna analítica, y que marca más que ninguno como te encuentras. Y son los minutos al día que pasas sin pensar en tu tripa, y cuando digo sin pensar en sin pensar, con la mente en otra cosa.

Cuanto peor estas más minutos al día tu tripa se traslada a tu cabeza, y tu cabeza a tu tripa, pero cuando estás mejor e incluso bien llegas a estar minutos sin pensar en ella, y cuantos más minutos estés sin pensar en ella, es que el bicho está tranquilo.

Ojito que no es fácil, porque el Bicho tiene un don para penetrar en tu cerebro y dominar todo lo que sucede en tu vida, por eso es muy importante no dejarle, sea como sea. Es una batalla sin cuartel, porque si consigue dominar tu cabeza entonces si estás jodido, con perdón, porque el tío se retroalimentara, y se pondrá más fuerte, haciendo que piensas más en el, y entrando en un círculo que te deja literalmente sin vida.

Eso sí que tampoco nadie te venda la burra y te diga que si lo borras de tu cabeza todo será mágico y te pondrás bien, solo es una parte más, muy importante pero una parte más. Hay que intentar alejarlo de los pensamientos. Solo alejándolo ni me voy a curar, pero es una parte fundamental.

¿ Qué como se hace?, yo no lo tengo muy claro, lo principal creo es hacer cosas, a mí me funciona el deporte, leer, pero sobre todo estar con gente, charlar, y tratar de divertirme dentro de lo que se puede. Y es importante tener una rutina diaria, lo que sea, si puedes trabajar, trabajar, sino hacer algo de manera habitual que haga que tu mente no este solo en tu intestino.

Yo por ejemplo ayer en la reunión con la tutora de mi enano ni me acorde de la tripa y cuando salía se lo dije a mi mujer, es la primera vez parte en meses que me pasa, así que buen síntoma. Vamos consiguiendo que se aleje de mi cabeza, y seguiremos peleando para que se vaya más rato cada día. El siguiente paso es conseguir volver a trabajar, así con la rutina diaria de trabajar conseguiré aléjarlo más.

Porque bicho cabron no te quiero en mi cabeza, lárgate. Aunque sea poco a poco, como todo.

No hay que dejar que el bicho domine nuestra mente, ni de broma, esa batalla sí que es clave, así que a por él.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s