España

Cosas que no entiendo, el vestuario.


Hay muchas cosas en el fútbol base que no entiendo, y cuando digo que no entiendo es que no entiendo, no necesariamente estarán bien o mal, simplemente en mi cabeza producen un efecto de incomprensión.

Los niños y los no tan niños no cuidan el material, cada año se pierden un montón de balones, se rompen conos, picas, escaleras de coordinación…, esto les supone a los clubs un gasto adicional totalmente evitable, y demuestra una falta de responsabilidad grande.

Los chicos y los no tan chicos, no se duchan después de entrenar y muchos ni siquiera en los partidos, siempre me ha pareceido que la ducha de después del esfuerzo es lo mejor del deporte, es además un rato en el que en el vestuario haces equipo, pasas un rato hablando con tus compañeros y te vas a casa limpio y radiante. Pues ahora parece que no, que es hasta peligroso por supuestos catarros y yo que sé que más cosas.

Los chicos y los no tan chicos llegan a entrenar y a jugar ya cambiados, ojo, incluso con las botas puestas, volvemos a lo mismo, no aprenden a cambiarse solos, y no pasan momentos en el vestuario que sirven y mucho para hacer equipo. Algún juvenil he visto yo que no sabe atarse las botas, y no exagero.

Los chicos y los no tan chicos, son agobiados por sus papas y mamás que continuamente se asoman a la puerta del vestuario, para ver si han acabado, si se han puesto las 16 prendas que estipula el reglamento materno paternal según la temperatura y humedad del día, y cerciorarse de que su chico está en perfecto estado.

Por supuesto los chicos y no tan chicos, salen por la puerta y tiran la mochila al suelo sin ni siquiera mirar a los ojos a sus padres, que eso sí captan la orden indirecta se agachan y cargan con el pesado bulto de su hijo, pues no queremos que sufra demasiado después de un duro partido.

Los chicos y no tan chicos por supuesto y ante tanta vigilancia y atención, nunca recogerán el vestuario que suele quedar como una pocilga, y se olvidarán unas cuantas prendas, pues no es necesario que sean responsables ya tienen quien les vigile y lo haga por ellos.

El resumen es que se ha perdido esa parte sagrada que tenía el vestuario, donde solo entraba el entrenador y los jugadores, donde pasabas un rato charlando antes de entrenar y jugar, y mientras te duchabas. Eso hace mucho más equipo que todas las meriendas y tonterías que se hacen ahora. Las confesiones, las bromas del vestuario, las discusiones, todo eso ya no existe porque casi no pasan tiempo en el vestuario.

Pero después se nos llena la boca hablando de educar en valores, pero que recoja el que viene detrás y cuide el material otro, ¿ y para que cuidar mi propia higiene?. No podemos perder tiempo en enseñar esto, que el sábado nos jugamos tres puntos vitales para quedar los novenos en la liga alevin.

Una pena, pero que conste que solo digo que no lo entiendo, que igual el equivocado soy yo.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s