Fútbol

Yoga, la gran sorpresa.


El aquí presente, acompañado siempre por La Gacela, ha probado con casi todos los deportes, que están o han estado a su alcance. Fútbol, baloncesto, tenis, papel, squash, golf, ski, correr, natación, bicicleta… en varios de ellos federado.

También he acudido a varios gimnasios, donde bien para ponerme fuerte, bien para el lingote o, he participado en bodie punp, spining, zumba, aeróbic…, aquí sin federarme.

Bueno pues después de mucho tiempo y muchas reticencias por mi parte, ayer fui con mi oráculo, a una clase de Yoga. Digo reticencias, porque nunca me ha llamado la atención este tipo de ejercicios, además los que hemos practicado deportes que creemos duros y exigentes, pensamos que nos va a aburrir, y que no vamos a trabajar nada. Como necesitamos sufrir, no le damos ni siquiera una oportunidad.

Pues ayer con mi exepticismo a cuestas, entre en Yoga. El resultado no pudo ser para mí más sorprendente, para empezar, se trabaja, y se trabaja bastante, es verdad que estoy todavía débil y que todo me cuesta, pero si quieres y lo haces bien trabajas. Además consigue una cosa que a mí y a muchos correderes en general, nos cuesta y es estirar, estiras mucho, y el resultado es que sales de clase con los músculos en su sitio.

Pero lo mejor, para mi, es que por fin después de 13 meses, sin pasar un rato sin dolor o molestias, ayer durante la hora que estuve en Yoga, no tuve ni una sola molestia, no apareció el dolor por ninguna parte, todo fluyó, todo hizo que me olvidara del bicho durante 60 minutos, y eso es muchísimo.

Fueron 60 minutos en los que no se porque, mi bicho se fue a dar un paseo y me dejo tranquilo, así que aquí ha nacido un nuevo practicante de Yoga. 

Los últimos 10 minutos, en los que estuvimos relajando, fueron sencillamente maravillosos, lograron dejarme como nuevo.

Está claro que el Yoga no es mágico, pero algo tiene que tener, para que a un escéptico como yo le permitiera estar feliz 60 minutos, ha sido todo un descubrimiento, espero que me siga viniendo bien.

Ahora solo me falta la estirilla que el suelo es muy duro.

Gran sorpresa el Yoga, si señor.

Ya lo dice mi oráculo , “no te va a currar, pero mal no te hace, y en el peor de los casos estiras”, resumen pragmático de un arte milenario.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Yoga, la gran sorpresa.

  1. Pingback: Yoga, la gran sorpresa – Tiro al blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s