Fútbol

Papi léeme un libro.

Hoy a eso de las 7:15 de la mañana, mi enano me ha despertado. Hablaba en sueños, “papi léeme un libro, papi cuando me lees un libro”, y es que mola verle el interés por leer, a mí me relaja casi tanto el Yoga, como sentarme con el, y disfrutar pasando páginas.

Eso sí ya estoy saturado de los tres cerditos. 

Ahora obligado por las circunstancia, estoy releyendo los cuentos que había leído de pequeño, o que me habían leído. En su mayoría tienen pasajes que hoy en día serían considerados incorrectos, y nos intentarían prohibir su lectura.

Por ejemplo el Lobo Feroz en caperucita y en los tres cerditos, es maltratado de diferentes formas, me imagino que habrá a quien le parezca mal, y quien tilde a estos personajes de asesinos, o cosas peores, que las cabezas están fatal.

Pero si edulcoramos también los cuentos y la lectura, ¿donde aprenderán los niños, que la vida no es todo de color de rosa?, ¿ donde aprenderán que también hay cosas que no son buenas?, ¿donde se llevarán un susto, que puede que les venga bien?.

 A mí dentro de cada edad me parece bien, que los cuentos encierren estas enseñanzas, así que espero que en la época de lo políticamente correcto, de la igualdad y no se cuantas cosas más, nos dejen estos cuentos clásicos de toda la vida.

Porque seguro que hay algún político, o agente subvencionado a la espera de demostrar que trabaja, pensando en protestar, porque se violenta a nuestros hijos con este tipo de lectura.

Al final es una cuestión de libertad y espero que nadie me quite nunca la libertad de leer a mí enano el cuento que me de la gana. Ojito que parece que estoy exagerando, pero me da que no, seguro que a algún…, califíquenlo ustedes, le da por algo así.

Me encantan los cuentos clásicos, a leerlos y aprender.

Reflexión de sábado, que nadie me la tenga en cuenta.

Anuncios
Estándar
Fútbol

Yoga, la gran sorpresa.

El aquí presente, acompañado siempre por La Gacela, ha probado con casi todos los deportes, que están o han estado a su alcance. Fútbol, baloncesto, tenis, papel, squash, golf, ski, correr, natación, bicicleta… en varios de ellos federado.

También he acudido a varios gimnasios, donde bien para ponerme fuerte, bien para el lingote o, he participado en bodie punp, spining, zumba, aeróbic…, aquí sin federarme.

Bueno pues después de mucho tiempo y muchas reticencias por mi parte, ayer fui con mi oráculo, a una clase de Yoga. Digo reticencias, porque nunca me ha llamado la atención este tipo de ejercicios, además los que hemos practicado deportes que creemos duros y exigentes, pensamos que nos va a aburrir, y que no vamos a trabajar nada. Como necesitamos sufrir, no le damos ni siquiera una oportunidad.

Pues ayer con mi exepticismo a cuestas, entre en Yoga. El resultado no pudo ser para mí más sorprendente, para empezar, se trabaja, y se trabaja bastante, es verdad que estoy todavía débil y que todo me cuesta, pero si quieres y lo haces bien trabajas. Además consigue una cosa que a mí y a muchos correderes en general, nos cuesta y es estirar, estiras mucho, y el resultado es que sales de clase con los músculos en su sitio.

Pero lo mejor, para mi, es que por fin después de 13 meses, sin pasar un rato sin dolor o molestias, ayer durante la hora que estuve en Yoga, no tuve ni una sola molestia, no apareció el dolor por ninguna parte, todo fluyó, todo hizo que me olvidara del bicho durante 60 minutos, y eso es muchísimo.

Fueron 60 minutos en los que no se porque, mi bicho se fue a dar un paseo y me dejo tranquilo, así que aquí ha nacido un nuevo practicante de Yoga. 

Los últimos 10 minutos, en los que estuvimos relajando, fueron sencillamente maravillosos, lograron dejarme como nuevo.

Está claro que el Yoga no es mágico, pero algo tiene que tener, para que a un escéptico como yo le permitiera estar feliz 60 minutos, ha sido todo un descubrimiento, espero que me siga viniendo bien.

Ahora solo me falta la estirilla que el suelo es muy duro.

Gran sorpresa el Yoga, si señor.

Ya lo dice mi oráculo , “no te va a currar, pero mal no te hace, y en el peor de los casos estiras”, resumen pragmático de un arte milenario.

Estándar
Fútbol

Necesito correr. 

Cada vez que veo a alguien correr, le miro, me quedo mirándole, y me imagino a mí mismo corriendo, 19 meses sin correr, solo 19. 

 Estaba preparando la Maratón de Sevilla 2016, que al final no pudo ser, y es que el bichito me ha alejado de las carreras, de los entrenamientos, del ambiente, de lo que los guay llaman runners.

Cuando podía correr me daba pereza, y ahora lo echo muchísimo de menos, debemos valorar las cosas cuando podemos hacerlas, porque puede ser que te toque una temporada sin ellas.

De correr echo de menos, todo, no sólo el acto en sí de poner un pie detrás de otro. 

Echo de menos:

Planificar un objetivo, juntarme con un café de por medio con La Gacela, y picarnos, para ver que corremos este año, sin llegar a estupideces, que hace años estuvimos a punto de apuntarnos al Maratón de los Sables, y tampoco hay que pasarse.

Esperar que Gacelita me envíe la planificación, leerla cuando me llega, y decir, nada, no tengo tiempo, e ir adaptándola a lo que me da la gana.

Entrenar, sentir esa necesidad de entrenar, como si tuvieras que hacerlo, porque hay que hacerlo, como si tuvieras un compromiso con alguien, cuando el único compromiso es contigo mismo.

Volver a tomar café, para comentar como vas, que siempre es mal, y readaptar el plan, que ya habías adaptado en tu cabeza muchas veces.

Las tiradas largas del domingo, levantarme pronto, intentando no despertar al enano, abrigarte, calzarte las zapatillas y salir a la calle, para medio congelado ir entrando en calor y hacer una horita, hora y media de carrerita, para después llegar, duchita caliente, y a gozar del día con la familia.

Y como no echo de menos competir, porque siempre me ha gustado, no tengo necesidad de ganar a nadie, pero evaluarme a mí mismo, me encanta. La adrenalina de antes, la alegría del durante, y la frustración o no del después, es algo que necesito, que me gusta y que echo a faltar.

En resumen echo de menos correr, son muchos meses, no se cuando el bicho me dejara volver, ahora estoy en una pelea con el, pero cuando vuelva, tomare un café con La Gacela, nos calentaremos, y haremos algún plan que, salga o no, nos tendrá entretenidos una temporada.

Bicho no se cuando pero vas a volver a cruzar líneas de meta conmigo, te pienso llevar a rastras, CABRONAZO.

Estándar
Fútbol

Ser Guay. Cool. Quiero ser guay.

Un día de camino al centro comercial, con mi mujer, íbamos en el coche, divisamos a un hombre de unos 50 años. Su atuendo era el siguiente, patines, todo tipo de protecciones, cascos, móvil en la mano, y patinaba por la acera dándose tremenda importancia.

De repente dio un giro para cruzar la carretera y lo dio con prestancia, pues todo lo que había era vital e importante ,este giro le costó una caída, y a mí un frenazo, y darme cuenta que ser guay está de moda y es muy muy peligroso y arriesgado.

Yo por ejemplo, me dejo barba, en teoría es para disimular mi cara de luna llena por los corticoides, pero no os engañéis, me mola, escribo un blog, tengo Facebook, Twitter e instagram, me pongo gorritas, hasta hubo una temporada que intente cocinar algún plato chachi, así que como el resto del mundo intento ser guay, con los riesgos que esto trae consigo. 

Mi fracaso es total, simplemente no lo consigo.

Pero a pesar de los riesgos que son muchos, casi todo el mundo está empeñado en ser guay, está de moda, hay muchas formas de intentarlo, y la mayoría consiguen el efecto contrario.

A mí se me ocurren unas cuantas, por ejemplo.

Hablar por el móvil, teniéndolo en la mano separado de la oreja con el altavoz activado. No he entendido todavía cual puede ser el beneficio de esta práctica, pero cada vez está más extendida, entre nuestros jóvenes y no tan jóvenes en su lucha por ser…

Los pantalones pitillo, pescador, remangados, enseñando el tobillo, que últimamente hombres de cualquier edad y talla se embuten. No a todo el mundo le queda bien este tipo de ropa, no es necesario que todos nos pongamos unos pantalones que nos aprietan tanto. Es imposible que sean cómodos, es sin duda otro intento de ser…

Tomar leches extrañas, llegas a la cafetería y la gente pide unos cafés con leche, que el camarero ha ser ingeniero de la NASA para poder descifrar el pedido, cada vez se pide menos el café con leche de vaca de toda la vida, y es que o la leche de vaca es venenosa o es un intento por ser…

Ir al colegio a buscar a tu hijo, y que existan carreras por ser el primero en recogerle, no vaya a ser que si eres el segundo , tu niño se traumatice, o es que en realidad quieres ser…

Ser equidistante, ante cualquier conflicto, real o imaginario, no tomar partido, da igual si hay uno que tiene razón y otro no, se trata de dialogar, igual el que no tiene la razón, tiene algún trauma, y hay que intentar comprenderle. No se te ocurra tomar partido, si pegan a tu hijo en el parque, no van a reñir al que pega, hay que llegar al fondo, y dialogar con el agresor, si lo ha hecho será por algo, no debemos quedarnos en la reprimenda y menos aún, traumatizar a un agresor ante una víctima, no, no. Toca dialogar, y mantener la distancia, que es muy duro ser…

Hacer deporte hasta reventar, no vale correr un poco,  hacer bici un poco, o nadar, que no, que hay muchos gurú, y todos nos dicen que podemos con todo, y tenemos que buscar los límites. Pues venga todos a hacer el bestia, de límite en límite y seguir intentando ser…

Leer libros extraños, que no entendemos, pero hemos visto en el país semanal que son geniales y nos aportarán una visión de la vida nueva, y es importante que todo el mundo sepa que estamos en ello, así que foto al canto en RRSS, que duró es ser…

Yo solo he puesto algunas cosas extrañas que hacemos para ser guay, seguro que sabéis más, hacérmelas saber, venga va, unas cuantas más se ocurrirán.

Está claro que ser guay es muy duro, por el camino uno se divierte, pero es que a veces cometemos auténticas aberraciones, por estar a la última, y es altamente complicado llegar a conseguirlo.

Pero yo no me rindo, porque ser guay mola, y voy a seguir asumiendo los riesgos, para poder alcanzar mi objetivo, quiero molar mucho, o como dice mi enano ser chuli.

Eso sí si queréis, podéis intentarlo, pero debéis asumir lo peligroso y arriesgado del camino.

Estándar
Fútbol

Por fin 70

Semana 16 de mi tratamiento con stelara, y empiezan a existir buenas noticias yuhuuu, después de mucho luchar, después del famoso poco a poco y gramo a gramo, juro que hablo de mi peso, por fin, por fin he llegado a 70 kilazos.

Hoy cuando me he puesto en la báscula por la mañana marcaba 70,2, una sonrisa se ha dibujado en mi cara, y he entrado en la cocina, cual Rafael Nadal, al grito de VAMOS, para celebrarlo con mi mujer, porque ella es la que va a poder disfrutar este cuerpo musculado que se me está poniendo.

 Que nadie piense que es grasa, es músculo, cada gramo es de alegría, de esperanza y de fuerza.


Porque el peso es solo un síntoma, un síntoma de que voy en el camino correcto, esta semana dos días me he encontrado bien, dos de cuatro, eso es gloria, cuando hacía mucho que no me pasaba.

Ahora a cuidar lo alcanzado, y a seguir camino, porque esto es solo el principio, para poder estar a tope, para poder seguir con mis retos, para hacer disfrutar a los míos de mi, que soy consciente que hace mucho que no  me tienen al 100 por 100.

Así que a seguir musculandome, a seguir leyendo (viva Ignatius y su válvula), a seguir aprendiendo de mi enano, a disfrutar de cada segundo con mi niña, y a ganar gramo a gramo, repito hablo de peso, porque cada vez que ganó peso, gano fuerza y me acerco más al lugar donde quiero estar.

Feliz día a todos, VAMOS HOSTIA ( perdón).

Estándar
Fútbol

Deporte, terapia para el Crohn.

Está genial leer, está genial hacer vida social, está muy bien estudiar, es fantástico viajar, pero sin duda una de las cosas que más nos ayudan a quienes padecemos el ataque del bichito, es hacer deporte.

Para mi es la mejor terapia, lo que más me ayuda. 

Ayuda desde un punto de vista mental, mientras haces deporte estás distraído, te diviertes, liberas las famosas endorfinas, y por lo tanto no estás pensando en la tripa. Tu cabeza se relaja y eso ayuda a que tu cuerpo mejore.

Pero también ayuda desde el punto de vista físico, hacer deporte adaptándolo a tus posibilidades, a tu estado, hace que mejores físicamente en todos los aspectos. Además ayuda a combatir los efectos secundarios de toda la medicación que tomamos, y a compensar el desgaste que sufre nuestro cuerpo por estar día tras día con nuestro amigo.

Y tampoco tenemos que olvidar el componente social del deporte, puedes hacer deporte con otras personas, ir a alguna competición, ver gente, compartir momentos, charlar, y después tomarte algo, y eso como no, también ayuda.

Es pues el deporte una terapia, para mi fundamental, no te la recetan, pero debería ser casi obligatoria. Eso sí lo que es muy importante es adaptarlo a nuestras circunstancias, no es lo mismo estar en remisión, que en brote, no todos podemos hacer el mismo deporte, ni con la misma intensidad, pero todos podemos hacer algo, adaptándolo, y es seguro que no va a venir bien.

Podemos:

Caminar, sin impacto, suave o haciendo un Rajoy.

Nadar, también sin desgaste, cansa, da pereza empezar, pero superadas las reticencias iniciales, es relajante, fortalece, y por lo menos a mí me ayuda a disminuir el dolor de tripa. Y me da hambre.

Deportes de raqueta, paseo, tenis, a mí no me enganchan, pero como tienes que hacerlos con alguien mas, vienen bien para el componente social, y no son excesivamente agresivos.

Bicicleta, salvado el miedo a la carretera, es muy bueno, pues no tiene impacto, es al aire libre, y puedes dedicarle bastante tiempo, pues es muy adaptable a cada uno.

Para los que tomamos corticoides, consideró imprescindible, fundamental, necesario, el gimnasio. Así compensamos con un trabajo de fuerza la pérdida muscular provocada por la medicación. Fundamental trabajar la fuerza.

Correr, ojito, que no todos ni siempre vamos a poder correr una maratón, se trata de hacerlo con cabeza, si puedo vale, sino a trotar suave, a partir de 30 minutos a un ritmo suave ya estoy haciendo funcionar la locomotora,  y no se trata de desgastarla.

Existen más, cualquiera vale, repito siempre que lo adaptemos a nuestras posibilidades, no todos podemos hacerlo todo, ni en cualquier momento. Pero es importante hacer deporte, porque ayuda, y ayuda mucho a nivel físico, mental y social.

No somos superman, ni tenemos que demostrar nada a nadie, pero hacer deporte nos ayuda, y nos demuestra que estamos ahí, que nuestro cuerpo no nos gana, y esa actividad nos pone en el camino, nos lo muestra, para otras cosas en la vida.

El deporte es pues un gran medicamento para tratar el Crohn, adáptalo.

Y decirle a mi doctora que me lo recete, a mí y a todos, que es una terapia genial. Doctora receta ya.

Estándar
Fútbol

Cultural 1 Barcelona B 1

Partido con dos partes muy diferentes, una primera en la que el dominio y las ocasiones más claras fueron del Barcelona, y una segunda parte en la que cambio el panorama y el control paso al lado leones.

La Cultural jugó con 5 atrás y en la primera parte le costó muchísimo hacerse con el control del medio campo pues Buendía y Señe no acompañaban en fase defensiva a Ortiz ( partidazo el suyo). Por ahí el Barça B hizo daño, pues tenía superioridad numérica, y generaba muchos problemas a los culturalistas.

El gol tempranero, generó además inseguridad en el equipo y le costó muchísimo generar fútbol. A lo que tampoco ayuda la posición de Señe, que para mi gusto juega demasiado pegado a banda izquierda y en esa posición no hace daño, pues se pierde su capacidad para generar fútbol por dentro. A mí ahí no me gusta.


En la segunda parte, el equipo dio un paso adelante, Yeray empujó más en el medio campo ayudando a Ortiz, y Zuirverloon cambio la actitud del equipo, transmitiendo la garra que el partido requería. Así la Cultural paso a controlar el medio campo, dejó de sufrir sin balón, y poco a poco fue haciéndose con el dominio del partido.

Esto llevó a conseguir el empate y tener varias ocasiones para poder llevarse el partido, cuando el equipo dio un paso al frente, igualó la superioridad del Barça en el medio campo y paso a tener el control, hoy fue un tema más de actitud, de agresividad, que de fútbol. Y por ahí consiguió un nuevo punto.

Urge más mordiente en ataque y alternativas al fútbol de toque, pero el camino no es malo.

Como me dicen a mí poco a poco.

Estándar