Correr

Rafael Nadal


Hoy Rafael Nadal juega su décima final de Roland Garros, más allá del resultado, estamos sin duda ante el mejor deportista español de todos los tiempos. Por lo menos para mi, no sólo por sus éxitos sino por los valores que transmite.

Porque no ha llegado a donde ha llegado porque el talento se le caiga de los bolsillos, ha llegado porque tiene talento, y porque le han enseñado una ética de trabajo sencillamente impresionante. Su cabeza, su mentalidad, juega un papel vital también.

Dicen que a sus 31 años y habiéndolo ganado todo cada vez que acaba de entrenar, limpia la pista y pasa el aparato ese que hay en la tierra batida, y lo hace porque su tío y ENTRENADOR le enseño desde que tiene 7 años, que la pista se deja como se encuentra. 

Es solo un ejemplo, pero muy importante de la capacidad que tiene un entrenador de fijar hábitos, que lleven al deportista a tener una ética de trabajo, que le sirva durante toda su vida. Llevado al fútbol sería algo así, como dime cómo está la balonera y te diré cómo estás trabajando.

Además cada vez que habla ante la prensa es un curso avanzado de coaching, siempre sincero, si juega bien juega bien, si lo hace mal ni una sola excusa, jamás. Habla de ilusión, trabajo, humildad, y traza una sencilla ecuación entre hacer las cosas bien y ganar, y hacer las cosas mal y perder. Ecuación que cada vez utiliza menos gente.

Es respetuoso en la victoria y en la derrota, y no sólo con el rival, es respetuoso consigo mismo, pues siempre lo da todo, nunca se deja ir, cada punto es un punto, si quieres me lo ganas, yo no te lo doy. Asume la derrota con naturalidad, pero lucha contra ella, alejándose de la moda que peligrosamente se empieza a extender de que da igual ganar que perder, que lo importante es participar, nunca le he visto sonreír o hacerse un selfie cuando pierde.

Se toma la derrota como el primer paso de la siguiente victoria.

Por eso para mí es una de las pocas personas del mundo que deberían servir de ejemplo. La pregunta como entrenador y como persona que me hago muchas veces es tanto en la victoria como en la derrota es cómo actuaría Rafa.

Hoy ganara o perderá, pero lo dará todo, respetará el juego, respetará a su rival, pero como siempre y sobre todo se respetara a sí mismo, porque con siete años le enseñaron que tenía que dejar la pista como se la encontraba.

Gracias Rafa.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s