Correr

Rubén de la Barrera me da una lección.


Ayer la Cultural ascendió, ganó en partido vibrante 2 1 al Barça B y consiguió lo que no se había podido conseguir los últimos 40 años. Un éxito brutal sin duda alguna.

Este equipo lleva todo el año jugándo a una cosa, a ser protagonista, a tener el balón, a presionar tras perdida, y a colocar la defensa en campo contrario para ser protagonista. 

Ayer empezó así el partido, tal cual, equipo posicionado para la presión, posesiones en campo contrario y protagonismo, el resultado fue un partido en el que dominaba, tenía ocasiones, pero cedía espacios a un equipo con mucha calidad para aprovecharlos. La Cultural hizo su primera falta en el minuto 27 de la primera parte.

Empezó el partido con mucha personalidad, como si fuera uno más de liga y no un partido de eliminatoria en el que ya tienes ventaja, y estuvo a punto de cometer un error, pues por el camino se llegó al descanso perdiendo por un gol, y con sensación de susto general en el cuerpo.

Pero aquí emergió la figura del entrenador, en el descanso recondujo tácticamente al equipo y el decorado cambio por completo.

La Cultural empezó a jugar con la ventaja que seguía teniendo, el equipo 20 metros para atrás, tras pérdida repliegue en el medio campo, no presión en todas las jugadas, quitándole los espacios al Barça B, faltas tácticas cuando eran superados, y paciencia porque ahora los espacios estaban detrás de la defensa del Barça.

El resultado fue que el partido cambió por completo, el peligro en área propia casi desapareció, y la Cultural marco 2 goles y tuvo varias contras para hacer alguno más, ante un Barça B que terminó el partido desquiciado.

Importancia pues brutal de un entrenador que supo ver por dónde iba el partido y cambiar la dirección. Tenia un plan a y un plan b, y cuando tuvo que dar un giro lo dio. Cambio y consiguió llevar el partido donde él quería y sobre todo donde su equipo podía sacar ventaja. 

Maravillosa lectura de partido de Rubén De La Barrera, que demuestra que ser flexible hoy en día es fundamental. De nada vale morir con tu estilo, ya lo decía el abuelo Paco el cementerio está lleno de valientes, es mejor ser inteligente, y ayer su entrenador y la Cultural lo fueron.

La importancia de un entrenador, su flexibilidad, su capacidad de adaptación, da muchos beneficios. Si algo no funciona lo cambio, insistir en lo que no va bien no puede ser bueno.

Tener un estilo es necesario, morir por el es una tontería.

Ayer disfrute del partido, de los jugadores, y del planteamiento y cambios del entrenador de la Cultural, tiene solo 32 años, ayer estuvo genial.

Y por la noche le preguntaron a que entrenador se parecía y dijo, que cuando toca ser como Luis Enrique se parecía a Luis Enrique, cuando toca ser como Zidane se parecía a Zidane, …. lo dicho flexibilidad.

Tengo un estilo, por supuesto, pero a veces….

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s