Correr

Autocrítica 

Después de ver la semifinal de Champions entre Madrid y Bayern, ( dejó claro que soy madridista), ha ocurrido para mi algo grotesco, que define muy bien porque camino va el fútbol actual y su diferencia con otros deportes.

Me refiero a la actuación de un tal Arturo Vidal. Resulta que este señor que gana mucho dinero, y es una estrella, tira un penalti en el partido de ida, 1 0 ganaba el Bayern, minuto 44 primera parte, y lo falla, es mas ni siquiera lo tira entre los tres palos. Este penalti hubiera significado probablemente la clasificación de su equipo.

En el partido de vuelta, este mismo señor se pasa todo el partido jugando revolucionado, protestando y buscando la expulsión cosa que no se produjo hasta el minuto 80 por la bondad del arbitro, se mereció estar fuera bastante antes, dejando a su equipo con 10 jugadores, en una situación imposible.

Bueno pues después de estas dos calamitosas actuaciones, sale a hablar en la prensa, y no no pide perdón por ser el mayor culpable de la eliminación de su equipo, no pide que le quiten parte de su sueldo por perjudicar a su empresa, no, con una ausencia total de autocrítica el personaje habla del árbitro y dice que les han robado. Lo más gracioso es que prensa, dirigentes y aficionados compran esta afirmación, le creen y pasan por alto su penosa actuación en la eliminatoria. Que fácil es escurrir el bulto en la espalda del árbitro.

Y esto pasa en el fútbol actual, en todas las categorías, se utiliza al árbitro como excusa, sin analizar los fallos propios, y lo hacen padres, niños, entrenadores, todos los estamentos. Es verdad que los árbitros se equivocan, pero no más que los demás, sin embargo nos vienen muy bien para escurrir el bulto, ahhhh yo no he sido, yo he fallado un penalti y me han expulsado por bruto, pero el malo es el árbitro que me tiene manía.

Por eso me gusta correr, porque allí soy solo yo, y cuando no estoy bien es solo cosa mía, no tengo a quién echarle culpa.

Las excusas nunca ayudan a mejorar, es preferible la autocrítica, porque todos, absolutamente todos metemos la pata alguna vez.

Arturo en una empresa normal, te sancionarían por hacer mal tu trabajo, en el fútbol, te aplauden y se creen tus excusas, que pena.

Anuncios
Estándar