Fútbol

No solo son los padres


Ante los últimos incidentes violentos protagonizados por padres en partidos de fútbol base, se ha puesto de moda demonizarlos, y pedir que no asistan a los partidos y los entrenamientos. Está claro que entre los padres, como entre muchos colectivos existen violentos y gente que no se comporta bien, pero la mayoría, un 95 % diría yo son buenos padres que hacen un esfuerzo brutal para que hijo se divierta con su deporte favorito, el fútbol. Sinceramente para mi no sería justo castigar a todos sin ver a su hijo por el comportamiento de unos pocos.

Además no son los únicos responsables del ambiente tóxico que se ve alrededor de nuestro deporte. Todos los sectores están implicados en este ambiente, unos por unas causas otros por otras.

– La Federación más preocupada por recaudar que por fomentar el deporte, genera una competitividad absurda. Con divisiones que no tienen sentido, y haciendo que existan ascensos y descensos que presionan a los jugadores incluso los más pequeños.

– Los clubs en muchos casos están obsesionados con la victoria. Aquí en León el modelo de éxito son clubs a los que lo que más les importa es ganar. Esto genera un ambiente dentro del club y en la competición que resulta tóxico para niños, padres, y entrenadores. El resultado salta a la vista, 25 años sin que salga un jugador de León, ni siquiera para 2B.

– Los entrenadores, muchos de ellos piensan que por ganar se van a promocionar y van a poder presumir. Lo que les lleva a no formar a los chicos, solo a enseñarles a ganar, esto provoca muchísima presión alrededor de los equipos, no fomentamos la cultura del esfuerzo, fomentamos la cultura de la victoria.

– La prensa resulta totalmente nociva, utiliza un vocabulario casi bélico, “este partido es una batalla”, “partido a vida o muerte” y expresiones que fomentan la violencia. Por no hablar de programas como El Chiringito, absolutamente demencial donde personajes de todo tipo, incitan al odio al contrario y no dicen más que tonterías, que mucha gente escucha y entre la que fomentan esa cultura de la falta de respeto. Ah y los telediarios y los diferentes debates o pseudodebates, que en lugar de informar del deporte, hacen sensacionalismo, ayudando también a que la gente que les ve o escucha carezcan de cultura deportiva.

– Los jugadores que llevados por muchos factores se olvidan que juegan para divertirse, y se dedican a intentar ganar a toda costa con conductas antideportivas.

– Los árbitros que en algunos casos adquieren tics autoritarios que en nada ayudan a la calma en los partidos.

– Aficionados que en medio de un grupo se sienten importantes y sacan fuera sus complejos, insultando a todo el mundo.

– Jugadores profesionales que lejos de tener un comportamiento que fomente el respeto, provocan constantemente y generan violencia con sus actitudes, ¿ quién es el modelo Iniesta o Pique?, por desgracia para muchos el inteligente es Pique.

Seguro que se me quedan por el camino más sectores y más problemas que generan violencia en el fútbol, y no sólo física, también verbal y han convertido el fútbol en un deporte al que no quiero que juegue mi hijo.

Yo mismo metido en este ambiente he hecho tonterías que ahora mismo me dan vergüenza, pero en estos últimos tres años me he dado cuenta que este deporte se nos va de las manos, cada vez estamos en una dinámica más peligrosa, pero no toda la culpa es de los padres, contribuimos todos.

Y es que el fútbol nos transforma para bien y para mal, pero o lo cuidamos o nos lo cargamos.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s