Fútbol

Don Rafael

Yo siempre he jugado al fútbol, últimamente me ha dado por correr, he practicado todos los deportes que se me pueden pasar por la cabeza, y además en la tele veo cualquier deporte, y cuando digo cualquiera digo que los veo todos.

Y solo hay un deportista por el que sienta una admiración incondicional, solo uno, y es Rafa Nadal.

Don Rafael, que sin duda representa todos los valores que me hubiera gustado tener a mi, respeto, competitividad, deportividad, humildad, trabajo, talento y una mente que le hace siempre dar todo lo que tiene dentro.

Jamás pone una excusa cuando pierde, y menos aún se regodea cuando gana, es simplemente un ejemplo a seguir, para mí, es el deportista que nos marca el camino, es un curso integrado de coaching, psicología y mejora cualquier libro de autoayuda que puedas leer.

Rafa marca el camino, el si es un ejemplo, por lo menos para mí.

Grande Don Rafael.

Anuncios
Estándar
Fútbol

El paso de cebra

El paso de cebra es un paso virtual, un paso en el que en virtud de la ley, el fuerte (coche), le cede el paso al débil (peatón), para que este no sufra daño y pueda continuar su camino sin mayor problema.

Lo que suele ocurrir en la realidad es que en el 90 % de los casos, el fuerte decide no respetar al débil y sencillamente no para o en el peor de los casos acelera no vaya a ser que pierda unos valiosos segundos en su agitada e importantísima vida. 

O sea que al final este virtual no cumple su cometido y nada más hace falta irse a las estadísticas de atropellos de cualquier ciudad.

Y no cumple su cometido porque al tratarse de algo virtual (no hay una barrera física), su buen funcionamiento se basa en el respeto, respeto por el débil, respeto por las normas…

Pero sino somos capaces de frenar y perder un segundo en hacer más fácil la vida al peatón, como voy a querer que exista respeto en otras cosas, entre ellas mi querido fútbol.

Al final todo es cuestión de respeto.

Últimamente me da por divagar.

Estándar
Fútbol

El domingo toco baloncesto. 

El domingo me desperté saturado de fútbol, así que vestimos al enano y nos encaminamos al parque como muchos días, a medio camino me acorde que a lo mejor había partidos de baloncesto en el Leonés, y así me podía entretener (2 horas seguidas en el parque se planteaban muy duras). Pues de camino al parque parada en el patio del colegio.

Y si había baloncesto, así que el enano y yo nos dispusimos a ver un partido entre el Leonés y Agustinos Eras, no tengo claro lo de la categoría porque aunque el presidente del Agustinos me lo explico, yo veía a los del Leones el doble de grandes.

El caso es que tanto mi hijo como yo disfrutamos, vimos el partido y lo que más me llamó la atención fue sin duda el comportamiento de los padres como público, eran muchos, pero entre todos no daban un ruido, ni una sola instrucción ni una sola, ni una sola protesta a los árbitros,casi ni aplaudían,  yo estoy acostumbrado a otra cosa así que me llamó la atención, y lo que es mejor pude disfrutar con mi niño del deporte.

Así que mi desintoxicación del domingo consistió en ver baloncesto, y disfrutar de un ambiente sano y deportivo, y que mi gordito disfrutará de ese mismo ambiente, VIVA EL DEPORTE.

Estándar
Fútbol

Lucas me da una lección 

Tengo en niño de 2 años y 5 meses, normalmente le voy a buscar a la guardería, merendamos, y mientras está el sol, si puedo, bajamos al parque para jugar.

El otro día así lo hicimos, para jugar suelo llevarle su coche favorito y un balón pequeñín de fútbol, primero agota al coche, echa carreras, y juega en el tren del parque, cuando estos juegos empiezan a aburrirle, sacamos el balón.

En esta fase papi tiene que participar activamente, el otro día así lo hicimos, y empezamos a jugar con el balón, juego absolutamente libre, el corría, yo corría, dábamos al balón , nos reíamos, gritábamos, perseguíamos la pelota, el resultado mi niño contento, yo contento.

De repente y después de esa media hora, pare el balón y le dije mira Lucas, dale así, y di una patada académica al balón, el resultado fue que me miró como si estuviese loco, su carita se torció y rompió a llorar, me quedé helado.

Volvimos al juego libre, sin más volvieron las risas y la diversión.

Mi hijo sin hablarme enseñó mucho, el que quiera aprender de lo niños puede, pero debe mirarles y escucharles.

Basado en una historia real.

Estándar
Fútbol

El regreso a la tribu

Últimamente leo entrevistas, oigo hablar entrenadores, escucho a jugadores, todos ellos de fútbol base, frases del estilo, ” cada partido como si fuera el último”, ” hay que morir”, “esto es una batalla”, “cada entrenamiento es una guerra”, todas frases muy bélicas, muy de héroes, muy cortoplacistas, de vivir el presente, de luchar en la tribu…
Pero ¿donde queda el aprendizaje?, el aprendizaje es por definición un proceso lento, que tiene que ver con la metodología y la repetición de una serie de comportamientos hasta que se asienten, sin embargo esta nueva filosofía guerrera del fútbol, ¿permite el aprendizaje?, ¿para que me voy a molestar en enseñar al jugador ciertos principios, si me tomo cada partido como una guerra?, si cada entrenamiento es el último, ¿que me va hacer tener paciencia y enseñar principios básicos que El Niño puede necesitar en un futuro?.
Da la impresión de que todo es para ya, como me dice a mí algún jefe, para mañana, y eso en el fútbol base es en mi opinión muy peligroso, porque al final creamos tribus de jugadores, que se matan unos por otro, pero no saben dar dos pases seguidos, que son capaces de luchar como jabatos y razonarte que su compañero lo es todo, pero no son capaces de pararse a pensar cuál es la jugada más adecuada y ejecutarla.
Todo está moda de convertir el equipo de fútbol en una especie de tribu, hace que todo lo que le rodea caiga en esa dinámica, tengo que jugar ya,si no me sacan en dos partidos para que voy a seguir trabajando y luchando, si la tribu no me considera importante me voy.Al final le estamos quitando al fútbol la parte lúdica, el futbol es un juego, es un juego competitivo es verdad, pero no es ninguna batalla, ninguna guerra, para ganar no sólo vale matarase por el compañero, correr mucho y ser una hermandad. Se puede ganar también trabajando de otra manera, trabajando a largo plazo.
Pero si trabajo a largo plazo, si trato de enseñar a los chicos en qué consiste el juego, no obtendré probablemente resultados a corto plazo, que parece ser lo que preocupa últimamente a todo el mundo.El resultado es que en Leon en 25 años no ha salido un solo jugador para jugar en segunda, eso sí cada fin de semana vemos batallas, guerras, luchas,….
Hemos convertido un juego en el retorno a la tribu, ¿para que enseñar a pensar?.

Estándar