Fútbol, Fútbol Base

ENTRENADORES


Una de las partes más importantes de todo cuanto rodea al fútbol base es el ENTRENADOR. Lo pongo con mayúsculas porque para mí es un factor diferencial entre un equipo y otro. Quizás también influya que yo lo he sido y creo que llevaré siempre dentro un entrenador.

El entrenador en fútbol base tiene una evolución. Por lo menos yo la tuve. La mayoría empiezan porque este deporte les apasiona y, cuando son jugadores, ya lo viven con la mirada de entrenador, ya piensan variantes tácticas, critican internamente lo que decide su entrenador, pues creen tener una idea mejor. Al final, el fútbol te engancha. Si cuando eres jugador te vas para casa después de un partido, y cuando te tumbas en el sofa o en la cama empiezas a pensar en cómo fue el mismo, estas condenado. Acabarás siendo entrenador.

El paso siguiente es que alguien de tu Club necesite alguien que vaya con los chicos y detecte tu debilidad, si es que antes tú no te has ofrecido. Entonces estás ya metido en el círculo. Empezarás a entrenar a un equipo de niños de tu Club, o como se suele decir en el ambiente futbolístico, a echar una mano, que gran mentira. No estás echando una mano, estás enganchado a tu equipo, y se convierte en lo más importante de tu semana. Es tu proyecto, son tus niños, y quieres que ganen. Sobre todo quieres que ganen, aunque nunca lo reconocerás, pues queda bien decir eso de yo lo que quiero es que aprendan, que se diviertan etc, etc.. pero en tu primer proyecto todo eso ni se te pasa por la cabeza, cuando llega el sábado quieres que ganen, no por ellos, no, quieres que ganen porque es tu proyecto.

Después de un año o dos, te planteas si de verdad merece la pena seguir. Casi nunca se cumplen tus expectativas, no ganas tanto como quisieras, no todo el mundo valora lo que haces, y es raro el año que no has tenido algún conflicto, normalmente con algún padre. En este punto puede pasar que decidas dar un pasa atrás y dejarlo (cosa poco probable), o que decidas seguir. En este caso lo normal es que te preocupes por formarte, porque el que se siente entrenador tiende a ser autocrítico, y a pensar que cuando algo no va bien es culpa suya. Pues nada, te apuntas, pagas religiosamente 1000 euros a la Federación y te conviertes en alumno del curso de entrenador. Este curso, sin duda, te va a ayudar. No es que salgas de él siendo mejor entrenador o peor, eso es algo que yo creo que va dentro de cada uno, pero sí te ayuda a descubrir muchos errores que cometías. Te ayuda a entender que hay muchas formas de ver el fútbol, no solo la tuya. Eso sí todas están hechas para ganar, con lo cual tu obsesión por la victoria no disminuye, más bien al contrario, quizá incluso aumenta. Ahora conoces a otros entrenadores y tú quieres ser el mejor, el que más sabe.

Con tu carnet recién estrenado sigues “echando una mano en tu Club”, y pasan varias temporadas en las que intentas ganar cuantos partidos juegas, y demostrar que tu equipo, y por lo tanto tú, es el mejor. Y entonces llega un punto en el que te das cuenta. Se te enciende una luz. Lo importante no eres tú. Lo importante son los chicos. Lo verdaderamente importante es que disfruten, que disfruten compitiendo. No seré yo quién diga que no es importante ganar. Y es a partir de aquí cuando de verdad disfrutas del fútbol, cuando de verdad disfrutas de cada sesión de entrenamiento, de cada partido, porque es cuando tu cedes el protagonismo a quién de verdad lo tiene, que son los jugadores. El entrenador marca el camino, pero no tiene que recorrerlo. Tiene que dejar que sean sus chicos quienes lo recorran por él. Uno de los problemas del fútbol base es que hay muchos entrenadores que se creen más importantes que los jugadores (a mí también me pasó). Se dan demasiada importancia y nunca ven esa luz que te hace dar un paso al lado y dejar que los chicos sean los verdaderos protagonistas del juego.

Al final, el sábado juegan los jugadores. El entrenador solo entrena. Parece algo obvio, pero no lo es tanto.

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “ENTRENADORES

  1. Sergio dice:

    Ver la película ” when the game stands tall”, en castellano “Un equipo legendario”.
    Muy relacionada con éste artículo. Para mí, un entrenador de base, debería de ser como el protagonista de dicha película.
    El final, que no voy a contar, lo dice todo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola, cómo estás, luego de los muchos “me gusta” que me vas regalando en mi blog, he decidido venir a escribirte un mensaje para agradecerte esos clicks que regularmente me dejas. A decir verdad, eres uno de los muy pocos que lo hace y por esa razón más todavía te merecías mi visita. Yo no soy mucho de frecuentar otros blogs, pero sí que he leído con atención varios de tus artículos. He elegido este para dejarte el mensaje, porque también soy entrenador de fútbol base (aunque este año no llevo ningún equipo), sí, sí, en Mallorca, cómo has adivinado. Te dejo mi “like” y nuevamente mi agradecimiento. Un abrazo,
    Luis.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s