Fútbol, Fútbol Base

ENTRENADORES

Una de las partes más importantes de todo cuanto rodea al fútbol base es el ENTRENADOR. Lo pongo con mayúsculas porque para mí es un factor diferencial entre un equipo y otro. Quizás también influya que yo lo he sido y creo que llevaré siempre dentro un entrenador.

El entrenador en fútbol base tiene una evolución. Por lo menos yo la tuve. La mayoría empiezan porque este deporte les apasiona y, cuando son jugadores, ya lo viven con la mirada de entrenador, ya piensan variantes tácticas, critican internamente lo que decide su entrenador, pues creen tener una idea mejor. Al final, el fútbol te engancha. Si cuando eres jugador te vas para casa después de un partido, y cuando te tumbas en el sofa o en la cama empiezas a pensar en cómo fue el mismo, estas condenado. Acabarás siendo entrenador.

El paso siguiente es que alguien de tu Club necesite alguien que vaya con los chicos y detecte tu debilidad, si es que antes tú no te has ofrecido. Entonces estás ya metido en el círculo. Empezarás a entrenar a un equipo de niños de tu Club, o como se suele decir en el ambiente futbolístico, a echar una mano, que gran mentira. No estás echando una mano, estás enganchado a tu equipo, y se convierte en lo más importante de tu semana. Es tu proyecto, son tus niños, y quieres que ganen. Sobre todo quieres que ganen, aunque nunca lo reconocerás, pues queda bien decir eso de yo lo que quiero es que aprendan, que se diviertan etc, etc.. pero en tu primer proyecto todo eso ni se te pasa por la cabeza, cuando llega el sábado quieres que ganen, no por ellos, no, quieres que ganen porque es tu proyecto.

Después de un año o dos, te planteas si de verdad merece la pena seguir. Casi nunca se cumplen tus expectativas, no ganas tanto como quisieras, no todo el mundo valora lo que haces, y es raro el año que no has tenido algún conflicto, normalmente con algún padre. En este punto puede pasar que decidas dar un pasa atrás y dejarlo (cosa poco probable), o que decidas seguir. En este caso lo normal es que te preocupes por formarte, porque el que se siente entrenador tiende a ser autocrítico, y a pensar que cuando algo no va bien es culpa suya. Pues nada, te apuntas, pagas religiosamente 1000 euros a la Federación y te conviertes en alumno del curso de entrenador. Este curso, sin duda, te va a ayudar. No es que salgas de él siendo mejor entrenador o peor, eso es algo que yo creo que va dentro de cada uno, pero sí te ayuda a descubrir muchos errores que cometías. Te ayuda a entender que hay muchas formas de ver el fútbol, no solo la tuya. Eso sí todas están hechas para ganar, con lo cual tu obsesión por la victoria no disminuye, más bien al contrario, quizá incluso aumenta. Ahora conoces a otros entrenadores y tú quieres ser el mejor, el que más sabe.

Con tu carnet recién estrenado sigues “echando una mano en tu Club”, y pasan varias temporadas en las que intentas ganar cuantos partidos juegas, y demostrar que tu equipo, y por lo tanto tú, es el mejor. Y entonces llega un punto en el que te das cuenta. Se te enciende una luz. Lo importante no eres tú. Lo importante son los chicos. Lo verdaderamente importante es que disfruten, que disfruten compitiendo. No seré yo quién diga que no es importante ganar. Y es a partir de aquí cuando de verdad disfrutas del fútbol, cuando de verdad disfrutas de cada sesión de entrenamiento, de cada partido, porque es cuando tu cedes el protagonismo a quién de verdad lo tiene, que son los jugadores. El entrenador marca el camino, pero no tiene que recorrerlo. Tiene que dejar que sean sus chicos quienes lo recorran por él. Uno de los problemas del fútbol base es que hay muchos entrenadores que se creen más importantes que los jugadores (a mí también me pasó). Se dan demasiada importancia y nunca ven esa luz que te hace dar un paso al lado y dejar que los chicos sean los verdaderos protagonistas del juego.

Al final, el sábado juegan los jugadores. El entrenador solo entrena. Parece algo obvio, pero no lo es tanto.

Anuncios
Estándar
Fútbol, Fútbol Base

VIRUS FIFA

Últimamente los parones de la Liga, por partidos de las selecciones, resultan trágicos para los Clubs. Se para dos semanas, tus jugadores se van una semana y media con las selecciones, juegan partidos en su mayoría intrascendentes, y en muchos casos vuelven sobrecargados o lesionados.

Según está el calendario, estos parones son absolutamente una locura. La única explicación es el afán recaudatorio de las Federaciones. Éstas se lucran y ganan mucho dinero con los jugadores de los Clubs, sin revertir prácticamente nada en el fútbol base. No acabo de entender por qué razón los Clubs no se plantan ante esta situación.

No hace mucho, las Eurocopas las jugaban 8 equipos. El año que viene la van a jugar 24 equipos. Llegará un día que la jueguen todas las selecciones. No tiene sentido una fase de clasificación con 12 partidos, en la que una selección como la española tiene asegurada su clasificación, salvo catastrofe mayúscula. Yo apostaría por crear divisiones y que las selecciones más fuertes, las que estuvieran en primera, no tuvieran que jugar estos bodrios, para que las Federaciones y las televisiones recauden dinero.

El año pasado, por ejemplo, una lesión de Modric pudo ser decisiva en el reparto de títulos del final de temporada. Esa lesión no se la produjo con su equipo, que es quién le paga, esa lesión le ocurrio en un partido de su selección. No puede ser que los Clubs se gasten millones y millones en jugadores, que después son estrugados por sus selecciones, poniendo en riesgo tan alta inversión. Este año el caso del Real Madrid es tremendo, lesionados con sus selecciones, Modric, Benzema, Varane, Danilo, y cada vez que hay una convocatoria Benitez a rezar.

No hay ninguna explicación para este calendario, salvo, repito, el afán mafiosamente recaudatorio de FIFA, UEFA y las Federaciones nacionales, sino ¿cómo se explica un Mundial en invierno?, ¿cómo se explican estas fases de clasificación tan largas?, ¿cómo se explica la multiplicación de torneos, como la Copa Confedaraciones?.

Lo peor es que, de todo ese pastel, nada o casi nada le llega al fútbol base, y ademas, por lo menos aquí, en España, en las competiciones de base también se hacen barbaridades con el calendario. La división de honor juvenil, por ejemplo, empezó este año el 6 de septiembre, lo que obliga a chicos de 17 años a empezar a entrenar el 25-26 de julio, quedándose ellos y sus padres sin las vacaciones de verano. No puede ser que los chicos empiecen a jugar antes de lo que empieza el colegio.

Todo este calendario de locos se hace sin contar con los Clubs, sin contar con los jugadores, sin contar con el aficionado. Lo hacen en algún despacho contando billetes que a las Federaciones es lo único que les interesa.

Estándar
Fútbol

Pronóstico Atlético de Madrid – Real Madrid

Mañana vuelve el derby. El partido de máxima rivalidad históricamente. Las últimas visitas del Madrid al Calderón no han terminado demasiado bien.

4-0 la última liga, en el partido que marcó el inicio del fin de las opciones madridistas en la lucha por el título, y 0-0  en Champions, en un partido sin demasiada historia.

Sin embargo, cada partido entre estos dos rivales nos deja muchas preguntas en el aire y novedades que pueden determinar que el resultado se incline por uno u otro equipo.

Mañana, una vez pasado el partido, todos haremos el correspondiente análisis, pero lo difícil es hacerlo hoy y acertar.

Este año el Madrid tiene más variantes en el centro del campo, más jugadores en cantidad y diferentes perfiles, lo que le da más opciones a la hora de plantear el partido. Por ejemplo, para un partido duro y exigente físicamente, este año cuenta con Casemiro, jugador que le permitiría aceptar ese reto.

El Atlético de Madrid, por contra, este año tiene muchísimas más variantes ofensivas: Vietto, Jackson, Griezman, Correa, Torres, y por aquí, en mi opinión, donde se generan los problemas a Simeone. El miércoles jugó, por primera vez que yo recuerde, con tres delanteros puros, y el equipo, aunque no jugó mal, perdió. Para mí, este registro no lo maneja el equipo del Cholo, por eso creo que mañana recuperará su idea de siempre, dos puntas, un centro del campo fuerte, presión sobre la salida del balón del Madrid, y si les superan en esa primera línea, repliegue intensivo para robar y salir a la contra.

El Madrid debe salir a ser protagonista, pero no a de caer en la trampa del Atlético. Tratar de salir con el balón jugado debe ser una opción, siempre y cuando se pueda. El Madrid tiene que recuperar la amenaza del contraataque para hacer dudar al Atlético sobre el lugar elegido para presionar. El Madrid tiene que mezclar el juego. La duda que se me plantea es si jugará Bale. Yo creo que sí, y eso supone la vuelta del trío atacante, y probablemente una inferioridad en el medio del campo, que requiere la ayuda de los tres de arriba. La clave en el juego del Madrid se centra en reducir al mínimo las pérdidas en zonas de salida de balón, para que el Atlético no pueda contragolpear. Si lo consigue no sufrirá en el juego estático.

Y estaría bien que por fin el Madrid, en partido de nivel, supiera manejar el ritmo. No siempre se puede tocar, ni se puede correr. Hay que elegir cuando hacer cada cosa, y el Madrid desde Munich no consigue hacer esto. Últimamente cae en la precipitación, algo más de pausa haría que metiese más goles, en mi opinión.

Muy bonito todo lo que he contado, pero al final me preguntaréis cuál es mi pronóstico para el partido, porque en el fútbol profesional es lo que cuenta, pues es este:

Atlético 1-Real Madrid 3.

Ya veremos si acierto.

Estándar